Venezuela espera noticias sobre la evolución del paciente Chávez

Con Hugo Chávez fuera del quirófano tras una cirugía en Cuba para combatir el cáncer, los venezolanos buscaban el miércoles saber con claridad la condición de su presidente, que en menos de un mes debe asumir un nuevo mandato, reseña Reuters.

El país petrolero vivió el martes una larga jornada de expectación por la intervención del mandatario, quien antes de partir a La Habana abrió las puertas a una posible sucesión al instar a sus seguidores a apoyar al vicepresidente Nicolás Maduro en caso de verse obligado a delegar el mando.

Aunque en la noche del martes Maduro anunció que la “compleja” operación fue un éxito y dijo que el líder socialista requiere de varios días para recuperarse, las dudas sobre la salud del presidente siguen casi intactas.

“En estas horas que vienen vamos a estar muy atentos y le pedimos a Dios (…) que le dé sus bendiciones al comandante Chávez para que cada día que pase lo veamos recuperado y que tengamos la felicidad más temprano que tarde de verlo aquí en esta casa”, dijo Maduro en cadena de radio y televisión.

Como encargado temporal de llevar las riendas del Estado, el vicepresidente y canciller se comprometió a informar a diario sobre la evolución del paciente.

Pero muchos de sus seguidores e incluso en las filas de la oposición no se conforman con las escasas noticias, sino que esperan que el peculiar militar retirado de 58 años aparezca de nuevo en la escena pública para informar en persona sobre su estado, como ha hecho en el pasado.

“Seguimos elevando oraciones porque viene la etapa postoperatoria, la etapa en que tiene que seguir venciendo las adversidades. Que Dios le dé fortaleza en estos momentos delicados”, dijo el sacerdote Walter Nabea en una plaza de Caracas.

Los resultados de su intervención fueron difundidos con parquedad la noche del martes. Maduro se limitó a decir que el Presidente se encontraba en su habitación tras una cirugía de seis horas, sin ofrecer detalles.

Visiblemente emocionados, algunos ministros se reunieron en el palacio de Miraflores para respaldar a Maduro y encabezar una jornada de oración por Chávez, mientras que otros miembros de su Gabinete lo acompañaron en La Habana.

La carencia de información oficial desata con frecuencia fuertes oleadas de rumores sobre su condición.

El propio Chávez dijo que el cuarto procedimiento al que se sometió tras ser diagnosticado con cáncer a mediados del 2011 implicaría riesgos, por lo que planteó el escenario de una posible sucesión precipitada, conminando a los venezolanos a votar por Maduro si se convocaran nuevas elecciones.

El mandatario sorprendió al país en junio del 2011 al anunciar un cáncer en la zona pélvica contra el que intenta luchar desde entonces, obligándolo a someterse a sesiones de quimio y radioterapia. Luego de los tratamientos, se había declarado curado en dos ocasiones.

Más elecciones

A pesar de sus quebrantos de salud, Chávez se inscribió para aspirar a una nueva reelección que le permitirá gobernar la potencia petrolera hasta 2019 y tras una agotadora campaña de tres meses ganó los comicios de octubre con una clara ventaja sobre su contendor, Henrique Capriles.

En medio de la alarma que ha causado el anuncio de su recaída, tanto el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como la oposición intentan devolver la atención de la opinión pública a las elecciones regionales del 16 de diciembre que volverán a abrir el campo de batalla político.

“La situación creada en el país a raíz de los anuncios y viaje del Presidente hace más evidente aun, si cabe, la necesidad de una masiva votación (…) el próximo domingo”, dijo el opositor Teodoro Petkoff en su editorial del diario Tal Cual.

Algunos expertos prevén que la ausencia de Chávez para levantar el brazo de sus elegidos para competir por las gobernaciones del país jugará en contra del oficialismo, pero otros han advertido que la solidaridad que crea la enfermedad del presidente podría causar el efecto contrario.

“Aquí estamos, cada quien haciendo lo suyo, cada quien trabajando para el próximo domingo 16 de diciembre”, dijo Maduro al terminar de informar sobre la salud de Chávez el martes.

La oposición también busca enfocar todo su esfuerzo en las decisivas regionales, cuyas campañas terminan el jueves y luego de las cuales se reordenarán los cuadros de mando del polarizado país.

Los líderes de la coalición opositora MUD han evitado ahondar en el escenario de convocatoria a nuevas elecciones presidenciales en 30 días si Chávez es declarado incapacitado para asumir el mando.

Pero ya comienzan a perfilarse los posibles liderazgos opositores en caso de que eso ocurriera, con Capriles a la delantera de las preferencias tras haber obtenido 6,5 millones de votos en las presidenciales de octubre.

“Los elementos a quien más impactan negativamente es al chavismo, pero eso no significa que tienen que perder una elección. Una nueva elección ocurriría muy rápido en un ambiente de emociones exacerbadas (…) Y la emocionalidad en política es muy potente”, dijo el analista Luis Vicente León.

Información

Muchos de sus seguidores e incluso en las filas de la oposición no se conforman con las noticias, sino que esperan que el militar retirado de 58 años aparezca de nuevo en la escena pública para informar en persona sobre su estado, como ha hecho en el pasado.

Los resultados de su intervención fueron difundidos con parquedad. Maduro se limitó a decir que el Presidente se encontraba en su habitación tras una cirugía de seis horas, sin ofrecer detalles.

La carencia de información oficial desata con frecuencia fuertes oleadas de rumores sobre su condición.

El propio presidente dijo que el cuarto procedimiento al que se sometió tras ser diagnosticado con cáncer a mediados del 2011 implicaría riesgos, por lo que planteó el escenario de una posible sucesión precipitada, conminando a los venezolanos a votar por Maduro si tuvieran que convocarse a nuevas elecciones.

Chávez sorprendió al país en junio del 2011 al anunciar un cáncer en la zona pélvica contra el que intenta luchar desde entonces, obligándolo a someterse a sesiones de quimio y radioterapia. Luego de los tratamientos, se había declarado curado en dos ocasiones.

Pero a pesar de sus quebrantos de salud, se inscribió para aspirar a una nueva reelección que le permitirá gobernar la potencia petrolera hasta 2019 y tras una agotadora campaña de tres meses ganó los comicios de octubre con una clara ventaja.

En medio de la alarma que ha causado el anuncio de su recaída, tanto el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como la oposición intentan devolver la atención de la opinión pública a las elecciones regionales del 16 de diciembre que volverán a abrir el campo de batalla político.

Reuters