César Miguel Rondón: El punto Villegas

Los días duros. Eso es lo que nos viene por delante. Días duros cuando estamos a escasos tres de unas elecciones importantes, como son las regionales para gobernadores y diputados a los consejos legislativos estadales. Días duros, cuando entramos luego de ese proceso en el tradicional asueto navideño y de fin de año. Días duros porque están marcados por una muy fuerte incertidumbre.

El Vicepresidente Maduro dijo, a raíz de la operación del Presidente, en su primera declaración: “fue una operación compleja, duró seis horas. Pero el Presidente ya está en su habitación.” Ayer el psicólogo social y analista Ángel Oropeza decía “¿por qué mentir?”, por qué esa necesidad de mentir si cualquiera sabe que luego de una operación de seis horas usted tiene que ir a una terapia intensiva, a una sala de recuperación. Usted no puede ir a su habitación como si nada hubiese ocurrido.

La situación ha cambiado. Evidentemente, el cuadro del Presidente es terrible. No nos olvidemos que el propio Presidente fue el que lo advirtió. En la histórica alocución del día sábado, en la noche, el Presidente dijo “Maduro va a asumir hasta que yo regrese, para el 10 tomar posesión, y si por alguna eventualidad no tomo posesión y hay elecciones, elijan a Maduro”. Ya el propio Presidente –lo hemos insistido aquí muchas veces– contempló la posibilidad de no estar presente.

En la medida en que el Gobierno ha manejado con mucha torpeza, secretismo, opacidad, todo el tema de la salud del Presidente, en esa misma medida ha corrido cualquier cantidad de rumores. Y en tiempos de internet, twitter, redes sociales, estos rumores se riegan con más facilidad, con más velocidad. La pólvora es una tonta al lado de la velocidad que adquieren estos rumores modernos.

Ayer Diosdado Cabello, en el patio de la Academia Militar –se dice que ese es su auténtico territorio, su auténtico feudo– dijo: “los cadetes, los oficiales, debemos estar informados. Va a venir una guerra de contrainformación. Se ha venido informando el desarrollo y la evolución del tratamiento del Comandante, no nos hagamos eco de rumores”.

Nos unimos a las palabras de Cabello. No nos hagamos eco de rumores. Como comunicadores profesionales no le vamos a dar cabida a ningún rumor. Pero es importante que el Alto Gobierno informe con la prudencia del caso.

¿Puede usted creer que a estas alturas todavía no sabemos de qué operaron al Presidente?

Sabemos que lo operaron del cáncer porque en la misma zona donde había salido el cáncer anterior volvieron a aparecer células malignas. Pero ni idea de qué tipo de cáncer, ni idea de dónde está esa zona en cuestión. Ni idea del pronóstico real que pueda producirse a nivel médico. De manera que quien tiene en su mano la llave para cortar los rumores es el propio Alto Gobierno. Es el propio señor Maduro, es el propio señor Cabello.

Ahora, de los ministros que hablaron ayer desde el patio de Miraflores, con terribles rostros de consternación -Cabello había regresado de su primer viaje a Cuba y su gesto lo decía todo, igual Ramírez, y Maduro quien hablaba con evidente dolor y preocupación- hubo un cuarto ministro, Ernesto Villegas, quien hizo precisiones importantes.

A la hora de terminar la alocución de Maduro en cadena nacional, Villegas publicó este comunicado que quizás es el que más nos dice de la difícil situación que está planteada:

El Presidente es un ser humano. Fue sometido a una operación dura, compleja, delicada. Y ahora está en un post-operatorio que también es duro, complejo y delicado.

  Nuestro pueblo debe asimilarlo como cuando tenemos un padre enfermo, en una situación delicada, después de cuatro intervenciones quirúrgicas en año y medio.

  Confiemos en que, con el amor de millones, el Comandante se repondrá pronto y vendrá a tomar el mando antes del 10 de enero. De no ser así  -y he aquí lo importante–, nuestro pueblo deberá estar preparado para entenderlo. Lo irresponsable sería ocultar lo delicado del momento actual y de los días por venir.

  Nuestro deber es informar con aplomo y serenidad. Así como Pepe Mujica, creyentes y no creyentes, estamos convocados a orar y dar apoyo espiritual al Comandante. ¡Chávez vivirá y vencerá!

   Ernesto Villegas Poljak.”

Asumimos las palabras del ministro Villegas. El deber está en informar con aplomo y serenidad. Esperamos, Ministro, por esas informaciones.