Lo bueno, que te entreguen el Ferrari. Lo malo, que no sepas manejarlo. Lo feo, que lo estortilles en solo dos horas

¡Que bueno!, llegó el momento de probar el hermoso Ferrari 458 Italia Spider que recién acabas de comprar. Lamentable es que el pagar 300 mil euros no te de automáticamente la sabiduría para poder manejarlo.

Eso es lo que le sucedió al señor Antonio Vanrell quien en a penas dos horas y en la primera recta en la que aceleró, perdió el control de la deseada obra de arte e ingeniería italiana y lo volvió pérdida total contra una montaña en Mallorca.

Fuente: Motorpasión.