Acería de Planchones de Sidor lleva 18 días parada

La Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro estima que llegue un buque con cal a finales de diciembre y que se reactiven los trabajos en Planchones el 5 de enero, informa Correo del Caroní.

El área de Palanquillas sólo tiene un horno encendido para la fabricación de cabillas. La insuficiencia de materia prima, mascarillas, guantes y repuestos a lo largo del año privan a la estatal de cumplir también con su meta de producir las 2,7 millones de toneladas de acero líquido.

María Ramírez Cabello
[email protected]
Foto Archivo

La situación operativa de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor) no mejora. La acería de Planchones de la estatal acumula 18 días de paralización por falta de cal. El cordón de Laminación en Caliente se detuvo hace cinco días y la acería de Palanquillas se mantiene operativa con un solo horno, para sostener la fabricación de cabillas.

El exdirector laboral de la estatal y trabajador de la acería de Planchones, José Jiménez, aseguró que en el área han informado que el buque con cal, que esperaban llegara el miércoles 12 de diciembre, llega finalmente el 26 de diciembre y las operaciones del área arrancarían el 5 de enero. “Hay mucha incertidumbre”, expresó.

Carlos Ramírez, trabajador del área, coincidió en que el buque partió -según información extraoficial- el 11 de diciembre desde Canadá con 39 mil toneladas de cal, que permitirán operar por un mes.

“Después de que el barco llegue, son dos días de descarga y transporte a la planta de cal y, posteriormente, se empezaría a producir. La empresa Calciorca va a suministrar el material para mantener un horno de la acería de Palanquillas”, añadió.

Indicó que, aunque el material llegue, la baja en el inventario de insumos y repuestos impide operar con normalidad. Explicó que en los hornos de la acería de Planchones paralizados quedaron 100 toneladas de acero en uno y 50 toneladas de material en otro “y no tenemos tubos para sacar este material. Suponiendo que lleguen los tubos, nos pararíamos en dos días, porque no hay electrodos, es una cadena y no hay dinero para mejorar la situación y dar repuestas”.

“Lo que hace falta es responsabilidad del Gobierno nacional. Hay un desdén y parece que fuera a propósito”, expresó.

“Esa crisis de insumos nos llevará a un cierre técnico, los ladrillos refractarios que están en los hornos se fracturaron y a corto plazo no se ven soluciones”, recalcó.

Males en cadena
El área de Laminación en Caliente, que produce a partir de los planchones, producidos en la acería, se paralizó hace cinco días por falta de este insumo primario.

El trabajador del área, Rodolfo Salazar, señaló que el stock se acabó y desde entonces se frenó la producción de laminados, dirigidos a sectores de la construcción, industria, tubería, envases, automotriz, transporte, entre otros.

“Es una cosa insólita que una empresa como Sidor se pare por falta de cal, esta situación amerita una investigación”, dijo, al precisar que el único horno en servicio de la acería de Palanquillas registra problemas, porque el transformador requiere reemplazo.

“Los trabajadores no tienen guantes, ni mascarillas y eso atenta contra la vida. De nada nos sirve tener gerentes en cada área y que se hagan esfuerzos si los que manejan la parte económica no asumen la situación y no se ponen frente a la empresa”.

Salazar considera que a la industria la están lanzando por un despeñadero. El cordón en frío, resaltó, cuenta con inventarios de bobinas para procesar las chapas laminadas en caliente por un mes.

El director laboral de la estatal, Pedro Velásquez, sostuvo que la situación es crítica y los 324 millones de dólares aprobados en agosto por el presidente Hugo Chávez durante una visita a Guayana no han bajado a las finanzas de la estatal “y se están esperando para inyectarle dinero a las acerías”.

“Hay líneas donde están sacando repuestos para reparar otras, así se remedia el asunto y esa no es la idea, va a llegar un momento en que la empresa va a colapsar”.

Transformadores en riesgo
El director laboral de la estatal, Rafael Tizamo, aseguró que la mayoría de los transformadores de las acerías cumplieron su período de vida útil, y deben ser sustituidos. “Las máquinas de cola continua 1, 2 y 3 presentan fallas graves en los reductores de los equipos de oxicorte y no hay repuestos”, expresó, al señalar que también están inoperativas algunas de las grúas de la gerencia de aceración.

En la planta de cal, aseguró, “el molino B está desmantelado, el sistema de cintas transportadoras están muy dañados, hay deficiencias en el sistema de aspiración de gases y no hay control de temperatura del material de salida de los hornos de calcinación”.

Reiteró que se ha incumplido el pago a los proveedores y la insolvencia con el Seniat retrasa la nacionalización de repuestos, insumos y materiales.

Evalúan vacaciones colectivas

El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss), José Luis Hernández, aseguró que la empresa está realizando las gestiones para pagar la deuda con los proveedores de cal y, a la par, comercializar el excedente de Hierro de Reducción Directa para mejorar el flujo de caja.

Indicó que por la baja producción en la estatal, se plantea la posibilidad de dar vacaciones colectivas por cuatro días mientras se normalizan las operaciones.

“Se están haciendo los trámites para agilizar los $ 324 millones que son necesarios, eso permitiría la recuperación a mediano plazo”, expresó.