Christian Burgazzi: 4 Escenarios (de lo improbable a lo inviable)

Hoy todo es incertidumbre y confusión en el panorama político venezolano, al punto que es probable que lo que finalmente ocurra, será lo menos esperado.

Aún así, a riesgo de errar, es necesario hacer algunas proyecciones, para poder pensar en posibles cursos de acción, aunque haya que ajustarlos sobre la marcha, según se vayan dando los acontecimientos. Esta es la tarea de los líderes políticos responsables, así como la de todo buen gerente de empresa que debe pensar en los posibles escenarios, cuando enfrenta entornos tan inciertos como los nuestros.

 

En esta líneas ofrecemos algunos elementos para esta reflexión estratégica acerca del futuro inmediato de Venezuela. En primer lugar definamos algunas premisas y algunas de las variables más importantes que pueden afectar el corto plazo.

 

Premisas

  • La salud del presidente Chávez le impedirá concluir el período presidencial que inicia el 10 de Enero de 2013, por “falta absoluta” como definido en la Constitución venezolana en su artículo 233. Es importantes diferenciar “falta absoluta” de fallecimiento.
  • Existen tendencias y tensiones internas tanto en el PSUV como en la MUD, que podrían verse exacerbadas antes la “falta absoluta” de Chávez. Ya los diablos andan sueltos…
  • La enfermedad de Chávez y su eventual desenlace, jugarán un papel importante en una eventual nueva campaña electoral para la presidencia de Venezuela. De hecho ya está siendo utilizada indebidamente en la campaña electoral para las gobernaciones.
  • El gobierno aún mantiene control de la principales instituciones del país, desde el CNE hasta el TSP, pasando por las Fuerzas Armadas, de manera que hará lo que le más convenga. Sin embargo, los acontecimientos podría cambiar esta situación.

Variables

  • Las fechas de la “falta absoluta” y del eventual fallecimiento de Chávez, determinarán en buena medida, el desarrollo de la situación política.
  • Los resultados de las elecciones para Gobernadores del 16 de Diciembre (tanto en cuanto a la votación nacional total, como a las gobernaciones clave: Miranda y Zulia), tendrán una influencia importante en lo que ocurra de esa fecha en adelante.

 

Pensemos en algunos posibles escenarios, dadas las premisas y variables descritas.

Escenarios

  • El shock: La falta absoluta de Chávez antes del 16 de Diciembre (Improbable).
  • En este caso la falta absoluta posiblemente sería por fallecimiento, ¿Se suspenderían las elecciones regionales? Es probable que el impacto sea tal, que obligue a una suspensión, lo cual generaría un enredo total en la política venezolana. El Vicepresidente Maduro asumiría el cargo y completaría el período hasta el 10 de enero 2013, fecha en la cual entregaría al presidente de la Asamblea Nacional elegido por la misma Asamblea 5 días antes.

 

En este improbable escenario los tiempos de reacción serían muy breves y las tensiones serían mayores. Lo que ocurra dependerá de las luchas internas en ambos bandos, chavistas y opositores y entre ellos. ¿Habrá cambios de bando de diputados en la Asamblea? ¿Habrá negociaciones y cambios en la correlación de fuerzas en la Asamblea? ¿Será Cabello reelecto como Presidente de la Asamblea? Si lo es ¿se “procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes” tal como lo establece el artículo 233 de nuestra Constitución? ¿O se enredará el papagayo, si las elecciones regionales estuvieran pendientes?

 

  • El final: Se declara la falta absoluta del presidente entre el 17 de Diciembre (fecha simbólica)  y el 10 de Enero (Muy probable)
  • Esta falta absoluta podría ser o no por fallecimiento, y la situación política sería muy diferente, aunque en ambos casos el Vicepresidente ejercería el cargo hasta el 10 de enero, lo entregaría al Presidente de la Asamblea Nacional, quien lo asumiría hasta la realización de nuevas elecciones presidenciales en 30 días.

 

Sin embargo, este procedimiento previsto en la Constitución podría verse alterado si Chávez fallece entre las fechas indicadas, ya que cambiaría la influencia que aún desde su lecho de enfermo, ejerce en vida. Si Chávez no está, las tensiones internas en los dos bandos políticos podrían desatarse de forma impredecible y con mayor fuerza.

 

Si la falta absoluta es con Chávez aún vivo (que es la estrategia que les conviene ejecutar de ser irrecuperable su salud en este plazo), se mantendría la unidad del PSUV y la campaña de Maduro contaría con la “presencia” de Chávez, aunque no física, sino en imagen y voz, como de hecho ya lo están haciendo. Esto obligaría a la MUD a mantener la unidad y a lanzar un candidato único, que dependerá de los resultados del 16 de Diciembre; si Capriles gana Miranda, no hay duda que es el mejor candidato para enfrentar a Maduro/Chávez, en una pelea de nuevo desigual, ya que además del ventajismo abusivo y descarado, agregarán la lástima por el líder, a quien querrán colocar desde ya en el altar de la patria. En este caso pueden surgir otros candidatos “fantasmas”, generados desde el oficialismo como el 7 de octubre, para dispersar la votación opositora, y puede que no falte algún “radical opositor autónomo” que pretenda competir por la presidencia, en medio de las tensiones y confusiones que flotarán en el ambiente político.

En este escenario, el panorama se le puede complicar aún más a la oposición, si Capriles pierde la Gobernación de Miranda; se desatarán las pugnas para escoger el candidato unitario, cuando no habrá tiempo para cavilar. En 30 días es imposible construir un candidato nacional con el reconocimiento, alcance, y apoyo que logró Capriles en sus ya casi 12 meses seguidos de campaña.

 

Si la falta absoluta es por el fallecimiento de Chávez entre el 17 de Diciembre y el 10 de Enero, la situación se complica aún más; las tensiones dentro del PSUV pueden terminar estallando y la candidatura de Maduro podría ser puesta en duda y retada por uno o varios candidatos rojos. Esto puede generar que también del lado de la MUD se desaten las pasiones y varios se lancen al ruedo rompiendo la unidad. Paradójicamente estaríamos regresando a una democracia no polarizada en dos bandos, sino con varios partidos en pugna, donde el PSUV, aún dividido y con dos candidatos, podría sacar la mejor parte ante un eventual fraccionamiento de la oposición en dos o tres pedazos y muchos otros pedacitos, cada uno con su candidatico.

En este escenario, las elecciones previstas por la Constitución en el lapso casi imposible de 30 días, se podrían en discusión y cualquier cosa puede pasar. Allí pueden ocurrir los escenarios inesperados.

 

  • La prorroga: Se declara la falta absoluta del presidente después del 10 de Enero (Probable)
    • En este caso el presidente Chávez asumiría su nuevo mandato el 10 de Enero, para renunciar cuando su salud le impida continuar ejerciéndolo, lo cual muy probablemente sería antes de los cuatro años establecidos por la Constitución, por lo tanto habría nuevas elecciones presidenciales cuando se declare la falta absoluta del Presidente. Es probable que ocurra en el primer trimestre o en el primer semestre del año entrante.

En este escenario se repiten las circunstancias del escenario anterior y la MUD tendría que competir con un candidato único y unitario, solo que este escenario supone una mejoría tal de Chávez, que le permitiría asumir la presidencia, mantener a su partido unido e impulsar la campaña de su sucesor Maduro para que gane la presidencia, antes de que se le acabe su tiempo.

 

  • El fracaso: El chavismo intenta mantener el poder sin convocar a elecciones (Inviable)
    • En estos tiempos globales es casi imposible que en un estado petrolero como el nuestro tenga éxito un golpe a la mesa o una jugada rara por parte del chavismo sin Chávez, para mantenerse en el poder de forma indefinida sin convocar a nuevas elecciones presidenciales. Durarían lo que un suspiro y lo perderían todo, sin ganar nada.

 

El propósito de estas reflexiones es contribuir a la planificación de cursos de acción y respuestas razonadas, ante los complejos eventos que afectarán nuestro futuro a corto y mediano plazo.

Christian Burgazzi

@cburgazzi

                                                                                                     14 de Diciembre, 2012