Brian Fincheltub: Mil razones para votar, ninguna para quedarte en casa

Todos en la vida hemos sufrido derrotas, triunfos, decepciones y nos ha costado levantarnos. Pero sabemos que si nos rendirnos perdemos. Entendemos que en política lo que es hoy, mañana puede ser distinto. Que no hay victorias permanentes, ni derrotas para siempre. Esta misma semana amanecimos con un panorama totalmente distinto, que nos obliga a participar con más fuerza, no arrastrados por la emoción, sino pensando con la mirada puesta en un futuro estable y seguro para todos.

Sobran razones para participar y cada oportunidad la debemos aprovechar como si fuese la última. Hay que seguir demostrando que es posible hacer las cosas distintas. Frente a la incertidumbre hay que mostrarle al pueblo una alternativa. Pero para mostrar eso necesitamos líderes legitimados, que sobre sus hombros tengan la responsabilidad que les ha dado el pueblo y no vengan impuestos a dedo.

Hablando desde mi experiencia personal he votado desde 2006 y no todas las elecciones las hemos ganado. Pero aunque la derrota duela, lo más satisfactorio es sentirse bien consigo mismo, en sintonía con lo que pensamos, con nuestros ideales. Por tanto, la principal razón para votar es que no nos ganen por forfait, que no lleguen al poder porque nos rendimos, que siempre digamos que preferimos luchar antes de entregar. Como joven pienso así y sé que todos ustedes también.

Aparte de esta principalísima razón, hay muchas que se desprenden de nuestra decisión de participar o no. Por las consecuencias que implica que los mirandinos pierdan un espacio cercano a ellos. Con abstenernos no ganamos absolutamente nada ¿sabían ustedes que en las elecciones parlamentarias de 2005 hubo diputados que resultaron electos con 5% de registro electoral? Ninguno renunció, todos cobraron hasta el final y era gente que no tenía el más mínimo chance de ganar. Una de ellas es Gabriela Ramírez, la actual defensora del Pueblo, ella resultó electa por Chacao, imagínense ustedes. Quizás si se hubiese votado hoy nadie la conociera.

Con nuestra participación o no, definimos el gobierno que queremos. Son varias cosas las que podríamos evitar equilibrando el poder, que hoy parece andar a la deriva. Recuerden que el poder absoluto corrompe absolutamente y no es sano para la democracia. Pintar el país de pluralidad nos permitirá recuperar la gobernabilidad.

Mañana conviértete en un movilizador, logrando que el mayor número de venezolanos participe, dando una muestra de civismo y conducta apegada a la constitución. El lunes amaneceremos celebrando una nueva victoria de país, que seguirá su marcha como siempre, con gobiernos democráticos que serán capaces de defender la institucionalidad, la descentralización y la república.

[email protected]
@Brianfincheltub