Diez maneras de sobrellevar el fin del mundo

Películas de todo tipo, desde las superproducciones como “Independence Day” a cine de autor como “Melancholía”, han recreado el Apocalipsis, ofreciendo soluciones para evitarla o bien para llevarla de la mejor manera posible si la profecía maya se cumple, finalmente, el día 21 de diciembre.

Mateo Sancho Cardiel/ EFE

1. Lo importante soy yo, por Lars Von Trier

Lars von Trier, experto en apretar al máximo las tuercas del sufrimiento, no podía privarse de filmar en “Melancholia” su peculiar Apocalipsis, en medio de una suntuosa boda y en plena campiña inglesa. Charlotte Gainsbourg sufre el pánico, pero una ciclotímica Kirsten Dunst decide abrirse un buen vino y disfrutar del espectáculo.

2. EEUU se encarga, por Roland Emmerich

Si la amenaza es alienígena, lo mejor es que los estadounidenses tomen el control, más aún, si es el día de su fiesta nacional, el 4 de julio, y Will Smith es el protagonista. En “Independence Day” se recomienda el contraataque, sin importar las víctimas que se cobre la operación kamikaze. Tras este éxito, Roland Emmerich repitió catastrofismo en “El día de mañana” y “2012″.

3. El hombre en extinción, por Alfonso Cuarón

En “Children of Men”, el año es el 2027 y el país es Inglaterra. El hombre está perdiendo su capacidad de reproducirse y Clive Owen y Julianne Moore tienen que salvar al último hijo de los hombres. Apocalipsis filosófica con una hermana gemela (“Blindness”, según un texto de Jose Saramago y dirigida por Fernando Meirelles) y una prima (“The Road”, basada en la novela de Cormac McCarthy).

4. Meteriotos simultáneos, por “Armageddon” y “Deep Impact”

Dos películas de estreno simultáneo se preocuparon por una misma manera de desaparecer de la faz de la Tierra: un meteorito que, en manos de Michael Bay, tuvieron que esquivar Bruce Willis y Ben Affleck en misión espacial, y que en las de Mimi Leder, luchaban desde abajo un Morgan Freeman como presidente negro mucho antes que Obama y un adolescente Jake Gyllenhaal.

5. Una modelo salvará el mundo, por Luc Besson

La escultural Milla Jovovich vestida en un célebre (y mínimo) vestido de vinilo blanco se convertía en la clave para salvar el mundo en “The Fifth Element”, acción muy imaginativa de Luc Besson, que fichó a un experto en Apocalipsis, Bruce Willis, y a un malvado de lujo, Gary Oldman. Óperas techno, viajes al espacio y maquillaje a tutiplén en una de las cumbres del cine de acción a la europea.

6. El mundo se desmorona, por Los hermanos Wachowsky

En “Matrix” el mundo tal y como lo conocemos, deja de existir gracias a los hermanos Wachowsky. La famosa pastilla roja desglosaba una realidad paralela llena de matrices, oráculos, cueros negros y gafas de sol. Keanu Reeves intentaba aclarar el entuerto y volver a la realidad, pero tardaba un total de tres películas y, además, dejaba el final abierto.

7. Fin del mundo Heavy y cañí, por Álex de la Iglesia

No es el día del fin del mundo, sino “El día de la Bestia”. No es un héroe convencional, sino un orondo heavy Santiago Segura y la cita con el Anticristo se produce en Madrid, con clímax en las torres Kío. Es el Apocalipsis en la España underground, cervecera y cañí de Álex de la Iglesia, la manera más divertida de afrontar el fin de los tiempos.

8. Los mayas viven un apocalipsis no profético, por Mel Gibson

Mel Gibson, adicto a las lenguas muertas y a los orígenes y finales de la civilización, levantó él solo la superproducción “Apocalypto”, ambientada tras la llegada de los conquistadores españoles y rodada en maya yucateco. Su Apocalipsis es la destrucción entre dos ejércitos sanguinarios. Acusada de racista y cruel, el mundo no se acabó, pero la carrera de Gibson a punto estuvo.

9. Una epidema, El Segundo apocalipsis de Will Smith

Will Smith ya había vencido a los extraterrestres, pero aún le quedaron fuerzas para formar parte del uno por ciento que es inmune a una devastadora epidemia en “I Am Legend”. Aunque al final se inmolaba en pos de la supervivencia de la especie, en la edición DVD incluyeron final alternativo, porque a Will Smith no se le puede matar tan fácilmente.

10. Apocalipsis Zombie e “Indie”, por Danny Boyle

Danny Boyle cambió las drogas de “Trainspotting” por el “subidón” zombie en “28 Days Later”, en la que el Reino Unido se ve amenazado por la propagación vertiginosa del virus de los no muertos. Éxito del terror británico e independiente del nuevo siglo, tendría continuación titulada “28 Weeks Later” y realizada por Juan Carlos Fresnadillo. Siempre sobrevive alguno, claro, por si hay que hacer más secuelas.