Así celebraron los mirandinos el triunfo de Capriles (Fotos)

Centenares de simpatizantes del gobernador opositor, Henrique Capriles Radonski, celebraron eufóricos este domingo en Caracas su reelección en el estado Miranda (norte) en las elecciones regionales de Venezuela, menos de tres meses después de que perdiera los comicios presidenciales ante Hugo Chávez, aunque lamentaron la pérdida de cuatro estados.

“¡Sin palabras, completamente feliz!”, dijo a la AFP Alejandra Ochoa, una trabajadora de la gobernación de Miranda, antes de celebrar con un gran abrazo con sus amigas la victoria de Capriles.

Capriles, del partido Primero Justicia, fue reelecto con 50,35% de los votos ante 46,13% del ex vicepresidente, Elías Jaua, que aspiraba a gobernar Miranda por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), según el primer boletín del Consejo Nacional Electoral, leído a los medios por su presidenta Tibisay Lucena.

Los gritos estallaron frente a la sede del comando opositor en Caracas cuando Lucena anunció los resultados en Miranda. Pero la alegría se ahogó por momentos, mientras se confirmaban triunfos del chavismo en los demás estados, especialmente tras las derrotas en los estados Zulia (oeste), Carabobo (norte), Táchira (oeste) y Nueva Esparta (noreste), donde se encuentra la turística isla de Margarita.

“¡Hasta Zulia lo perdimos, no lo puedo creer, no es normal!”, gritó una mujer entre la multitud, lamentando que el oficialismo obtuviera 20 de las 23 gobernaciones, entre ellas las cuatro que le arrebató a la oposición y una a un partido independiente.

En medio de vítores y bocinas de autos que festejaban la victoria de Capriles, Oscar Rojas dijo desde su auto: “¡Vamos a tratar de disfrutar que ganamos Miranda!”, mientras pasaba por el comando de campaña del gobernador.

El gobernador, que se jugaba su liderazgo en la oposición, podría presentarse como candidato a unas elecciones presidenciales anticipadas en caso de que Chávez, que se encuentra en Cuba tras una complicada cirugía contra el cáncer que padece desde 2011, quede inhabilitado para asumir su tercer mandato consecutivo el 10 de enero.