Federico Boccanera: Espléndida Catástrofe…

Hay catástrofes espléndidas por las oportunidades que abren: los proyectos personalistas sufrieron serias averías, y en algunos principados, cundeel despoblamiento, los partidos de laboratorio han quedado maltrechos, incluso con resultados favorables pero “in extremis” o para nada arrasadores,por lo tanto, poco consistentes para certificar liderazgo alguno, por lo tanto, hay más de un “plan de inversión en ruta al poder” que ha quedado muy en entredicho, salvo que ciertos capitales hayan desarrollado un gusto especial e inconfesable por invertir montañas de dinero bajo el efecto de cierto onirismo, por no decir onanismo político…

Las “candidaturas perfectas”, cocinadas con recetas demasiado supeditadas a la intocabilidad de unos supuestos feudos y al consiguiente reparto compensatorio, mostraron todo su límite, su vencimiento en el tiempo, su enajenación de una realidad que les pasó por encima no hoy, sino hace rato.

Esta “moribundez” que ahora se extiende y amenaza con saturar el ambiente, podría aprovecharse en forma magnífica si hubiese audacia, si hubiese visión más allá de la esquina, si hubiese verdadera ambición, una ambición “magna” de vuelo y respiro alto, allá donde el oxígeno aguarda por algunos imprudentes que no sientan vértigo…

Igual mañana se reactivará la batalla política, batalla que no debería ser una vez más, de pares entre perdedores, con muchos otra vez “mirando pal piso o un poquito másadelante…” y con el pasivo agregado de una derrota con sabor a abandono, con sabor a postración, no una derrota en buena lid, sino una derrota por ausencia, una ausencia demasiado extensa que ya sería hora de ponerle su verdadero nombre: carencia.

La unidad es hoy por hoy una zambumbia poco apetecible, que muchos, demasiados, no quisieron ni siquiera acercarse a probar.Olvídense de este ombligo que es el este caraqueño, único habilitado para votar hoy en esta ciudad asiento del poder, contemplemos el mapa completo, porque este resultado va más alláde un cuestionamiento al CNE, de una decepción post 7-O, e incluso de una fecha que en efecto, era muy poco favorable…hay que atreverse a verle la caracompleta al fenómeno.

Para un partido real como Acción Democrática, el campo vuelve a despejarse, si se atreviera a reencontrarse como el partido que debe retomar la vanguardia de la Política en Venezuela,y mantenerse en ella siempre y en todo momento y en toda circunstancia, especialmente en las más difíciles, sin aguardar más por cálculos inconducentes de pseudoélites con clara vocación de fracaso y talento inigualable para la estafa histórica, eso es lo que veo…

Y con respecto a la unidad, por algo más que el sólo concepto virtuoso que ha debido animarladesde su nivel celular, en ella ha debido obrar cierta “magia”, la cual,al no surtir el efecto esperado en el momento álgido, se vuelve pérdida irremediable, pues ya no se puede esconder más que este nuevo intento unitario, no ha formado tejido, y menos un organismo viable.

Lo cual no invalida el concepto: sólo cuestiona a ciertos y determinados actores y sobre todo, a cierta dirigencia que si se deja por más tiempo, podría volverse tumoral…

De hecho en la MUD alguien debería renunciar… por razones que ya cansa tener que explicar, pero lo más probable es que amanezcan todos atornillados, y con remache mediático, a explicarnos esta nueva peripecia en donde desde luego, la culpa es siempre compleja, difusa, frondosa…porque una vez más, y a conveniencia de los intocablesde invulnerabilidad vergonzosamente garantizada por la impotencia o inexistencia de humanidades capaces de retarlos, la culpa otra vez se distribuirá entre todos, porque la culpa colectiva es el expediente imbatible al cual los microdirigentes de nuestra micropolíticaopositora jamás renunciaran, mientras no los incomode alguna rebeldía capaz del milagro de materialización.

Todo tiene su final, pero algunos finales requieren de más valor que otros, sobre todo los que uno desea ver en vida… de hecho los finales que uno desea ver son eso que acostumbramos llamar “retos”…

El reto que viene ahora seguirá siendo de Unidad,faltaría más, pero de UNIDAD SUPERIOR y de cara a todo el país, y deberátener su misma dimensión, y por lo tanto se necesitará una visión de alcance extendido, que exigirá estaturas no alcanzables por mera transacción.

Volverá la Política, le duela a quien le duela…

twitter: @FBoccanera