Maleante negociaba desde cárcel de Uribana secuestro y liberación de niño y joven

Ángel Zambrano/Emanuele Sorge

Al menos diez personas integran la banda responsable de los dos secuestros más recientes cometidos en Lara: se trata del adolescente de 14 años plagiado en Cuara, municipio Jiménez, y de una joven de 18 años secuestrada hace dos días en Yucatán, al norte de la ciudad.

Karina Peraza Rodríguez El Impulso

“El Catarí” es un privado de libertad quien se encuentra recluido en el centro penitenciario de Centro Occidente, mejor conocido como la cárcel de Uribana, y como en muchos otros casos es uno de los tantos que utiliza el teléfono celular no sólo para comunicarse con sus seres queridos, sino como principal herramienta para delinquir.

Doce días estuvo el adolescente de 14 años plagiado en Cuara en manos de sus captores y en todo ese tiempo, en seis oportunidades, se comunicaron con los familiares del muchacho para negociar su libertad. Siempre fue una misma persona la que llamó y ejercía la presión en los seres queridos del jovencito.

Keiber Jesús Querales Pérez (19), mejor conocido como “El Keiber”, fue detenido por los efectivos, trasladado hasta la sede del cuerpo detectivesco en donde confesó su participación en el hecho.

Una vez que la Brigada tuvo conocimiento del lugar donde se encontraba la víctima, se prepararon y se fueron hasta el sector 4 de febrero de El Garabatal. Con autorización del Ministerio Público ingresaron al rancho de zinc verde con morado y al identificarse como funcionarios fueron sorprendidos por el accionar de un arma.

Los efectivos repelieron la acción del mismo modo y la persona que cuidaba a la víctima cayó abatida en la parte de atrás del rancho.

Un grupo de efectivos ingresó al rancho, el cual consta de dos piezas, una sala y un cuarto que estaba divido por una sabana, una parte en donde dormía el cuidador y otra la víctima, a la cual encontraron descalza, en pantalón y sin franela, encadenada de su pie izquierdo a la cama.

Más información en El Impulso.