Apocalipsis Maya y Guerra de las Galaxias se encuentran en templo Guatemala

En la espesa selva de Guatemala, elegida por George Lucas para filmar inolvidables escenas de la saga de “La Guerra de las Galaxias”, miles de fanáticos se están preparando ahora para otro evento monumental: el final de una era según la cultura Maya.

En lo profundo de la selva se ubican las ruinas de templos mayas usados para escenificar al planeta Yavin 4 en “La Guerra de las Galaxias”.

Esta semana, al amanecer del viernes 21, se termina una era en el calendario maya, un evento que ha sido vinculado por muchos grupos con el fin de los tiempos, el inicio de una nueva etapa más espiritual o simplemente una excusa para pasearse por los antiguos templos en México y Centroamérica.

“Si es el final del mundo, con suerte Luke (Skywalker) vendrá y destruirá la Estrella de la Muerte”, dijo Alex Markovitz, un consultor de 24 años de Filadelfia y fanático del filme.

“Entiendo por qué filmaron aquí, no se ve real, parece un planeta alienígena”, dijo mirando las ruinas.

La antigua ciudad de Tikal, alguna vez corazón de una civilización conquistadora, ahora es un sitio de peregrinaje tanto para entusiastas de la Guerra de las Galaxias como para los de la cultura maya, ansiosos por descubrir las interpretaciones modernas de los viejos presagios.

En la década de 1960, un investigador estadounidense dijo que el final del décimo tercer bak’tun -una época que dura unos 400 años- de los mayas podría significar un “Armagedón” -fin del mundo- aunque muchas personas que visitan los viejos templos creen que podría significar algo maravilloso.

Descubierta en 1848 cuando los locales desenterraron esqueletos humanos con dientes con incrustaciones de jade, Tikal atrae a turistas de todo el mundo.

Pero esta semana, los visitantes dijeron que sintieron un presencia poderosa en el cielo azul. “La fuerza es fuerte aquí”, dijo Jimena Teijeiro, una argentina de 35 años que escribe un blog de autoayuda.

“El mundo como lo conocemos está llegando a su fin. Estamos siendo impulsados a una nueva era de luz, sincronía y asombro con la vida”, dijo.

Estudiosos de la cultura maya y astrónomos han desechado la idea de que el mundo está en la antesala de la destrucción, pero quienes están en búsqueda de experiencias místicas acuden en grupo a alimentarse de la energía de Tikal.

Guardias de la zona arqueológica dijeron que la semana pasada tuvieron que expulsar a un grupo de trece mujeres que bailaban desnudas alrededor de una fogata cerca de los templos.

“Algo grande va a pasar”, dijo a Reuters Ricardo Alejos, presidente del club de fans de Star Wars de Guatemala. “Los Mayas tenían una precisión impresionante. Algo grande va a pasar y tenemos sólo unos días para averiguar”.

Rodeado por una densa jungla que alberga jaguares, monos y tucanes, la vista de Yavin 4 desde la cumbre del Templo Cuatro de Tikal, conocido como el templo de la serpiente de dos cabezas, ha cambiado poco desde la filmación en 1977.

Guerra Civil

Lucas escogió Tikal al ver un afiche en una agencia de viajes en Inglaterra durante la producción de la película, y envió un equipo a filmar en marzo de 1977 en Guatemala, mientras el país vivía su guerra civil que duró 36 años.

Según los pobladores locales, el equipo de Lucas subió las pesadas cámaras y equipos de iluminación al Templo Cuatro, de 65 metros, con un sistema de poleas, y pagó a un guardia con paquetes de cerveza para que cuidara los aparatos por cuatro noches, con una escopeta en las manos.

Un año después de la filmación, las cabañas de madera en donde acampó el equipo de Lucas fueron incendiadas por rebeldes izquierdistas que luchaban contra el gobierno militar de derecha.

Con una extensión de 575 kilómetros cuadrados en el norte de Guatemala, Tikal es uno de los mayores sitios precolombinos mayas.

Yavin 4 y la base rebelde estarán presentes en el Episodio VII de La Guerra de las Galaxias, anunciado en octubre por Walt Disney, en el que Skywalker regresará a ese planeta para edificar una academia de caballeros Jedi.

Sin embargo, los fanáticos consideran que Disney probablemente filmará esas escenas en un estudio en lugar de regresar a Tikal.

Los guías locales están esperando oleadas de visitantes esta semana y el gobierno de Guatemala espera un récord de 235,000 turistas extranjeros en diciembre. Los hoteles en Tikal están abarrotados.

“Hay grupos apasionados que vienen,” dijo a Reuters el guía de turistas Gamaliel Jiménez. “Una vez tuve un grupo y me dijeron ‘si no nos lleva al punto donde filmaron Star Wars, no vamos contigo”.

Por Mike McDonald

Reuters