Joe Biden liderará política para resolver la violencia armada en EEUU

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunciará el miércoles que el vicepresidente Joe Biden comandará un esfuerzo para lidiar con políticas que resuelvan la violencia armada, en medio de pedidos de acción tras la masacre en una escuela en la que murieron 28 personas.

El presidente no espera anunciar decisiones políticas, sino abrir un proceso por el cual su administración avanzará en el tema, dijeron asistentes de la Casa Blanca.

Obama ha acudido a Biden en el pasado para que tome un papel importante en iniciativas políticas de alto perfil, como los esfuerzos por buscar un compromiso de reducción del déficit con congresistas republicanos en el 2011.

La misión de Biden -coordinar un proceso entre agencias de Gobierno para crear políticas que respondan a la problemática del control de armas- llega días después de un episodio que generó una suerte de reclamo nacional para que se combata el problema de la violencia y las armas.

La masacre de Connecticut fue el cuarto de una serie de tiroteos en el que fueron asesinadas varias personas en Estados Unidos este año.

Obama lanzó un pedido de acción el domingo durante una ceremonia en conmemoración de las víctimas en Newtown, reclamando cambios en la forma en que Estados Unidos lidia con la violencia con armas.

El mandatario djo que en las próximas semanas “usaría el poder que su cargo” le otorga para iniciar esfuerzos que apunten a prevenir este tipo de tragedias.

No obstante, el control de armas no ha sido una prioridad para la mayoría de los políticos estadounidenses, debido a la enorme popularidad que tienen las armas en el país y el obstáculo de la Asociación Nacional del Rifle, el poderoso grupo de presión de la industria.

El derecho constitucional de portar armas es considerado por muchos estadounidenses una piedra basal, e incluso luego de los tiroteos los políticos han titubeado en torno de medidas específicas para limitar el acceso a armas letales.

Con todo, el horror de los asesinatos en Newtown, en los que un joven de 20 años mató a 20 niños de 6 y 7 años, a su madre docente, y a otros maestros en las aulas de la escuela Sandy Hook antes de quitarse la vida, provocó un aparente cambio en la mentalidad de algunos políticos que previamente se oponían al control de armas.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri)