José Vicente Carrasquero: Así cualquiera

Finaliza un evento electoral que no pudo mostrar igualdad entre las fuerzas políticas participantes para realizar la promoción de sus propuestas para los cargos de gobernador de estado que estaban en competencia.

El chavismo se empeño en ganar en esos estados que conforman el corredor de mayor población y contribución a la economía del país que hasta el domingo estaban en poder de la oposición. Se convirtió en punto de honor dejar a los adversarios fuera de juego y sin poder contar con vitrinas donde desarrollar gestión y demostrar al país de lo que son capaces como alternativa política.

Se valió el gobierno de una artimaña nunca antes vista en la historia del país. Se dotó a los candidatos del PSUV en los estados gobernados por la oposición con una capacidad de gestión que los hacía en la práctica lucir como una administración paralela pero con más recursos y mayor despliegue publicitario.

Es así como vimos a los candidatos de Zulia y Nueva Esparta haciendo entrega de viviendas que evidentemente no fueron construidas con los fondos de sus respectivas campañas. La cobertura de VTV nos permitió ver al candidato oficialista en el estado Carabobo reiniciando las obras de construcción del Metro de Valencia sin antes mencionar que la misma había sido asumida por el gobierno nacional y abandonada a su suerte por muchos años. El aspirante del estado Lara montaba operativos de seguridad para tratar de aparecer como preocupado de una entidad a la que no le hizo menor caso en los cuatro años anteriores. El candidato en Miranda no se quedó atrás y participó en las inauguraciones de obras y servicios del Metro como parte de su campaña electoral. Todo esto vino acompañado de regalos de toda clase de electro domésticos.

Estos candidatos hicieron un uso abusivo de recursos del estado venezolano para la promoción de sus campañas electorales sin que del CNE saliera una advertencia oficial que al menos condenara semejante acto de corrupción política que deja al ya olvidado caso de los jeeps como una mera anécdota.

Solo dos gobernadores de la oposición pudieron resistir los embates de la campaña electoral más abusiva en los anales de la historia. Se empeñaron en defender sus obras de gobierno, hicieron el trabajo de entusiasmar a sus electores para que ayudaran a sus estados a servir de barrera a los proyectos socialistas que se nos vienen encima. Demostraron estos dos gobernadores y sus electores que la posibilidad de combatir al gobierno y sus abusos. Que se puede seguir adelante a pesar de que el árbitro no vea las faltas que comete el contrario. Queda claro desde estos dos estados que un poder usado corruptamente para tomar por asalto un territorio puede ser neutralizado si sus líderes y su pueblo hacen el esfuerzo democrático de ejercer su voto.

 

José Vicente Carrasquero A.

@botellazo