¿Latinoamérica, Hispanoamérica o Iberoamérica?

No poca confusión, uso incorrecto o escasamente apropiado ha suscitado el empleo de Latinoamérica, Hispanoamérica e Iberoamérica por parte de políticos, dirigentes, intelectuales y la sociedad en general, como sinónimo para nombrar un área de influencia o ámbito geográfico del nuevo continente.

Roberto Jiménez/EFE

Los conflictos geo-estratégicos, la pugna entre países europeos por figurar en escenarios coloniales emergentes, de indudable interés comercial y cultural, subyace en el acuñado y fortuna de la expresión “América Latina” y su derivada “Latinoamérica”, concebida como un arma lingüística para socavar la huella española.

El término América Latina se usa por primera vez, a mediados del siglo XIX, en la Francia de Napoleón III como “una operación del imperialismo cultural francés ante la evidente decadencia española y la desmembración de su imperio, luego de la independencia de la mayoría de los países hispanoamericanos del primer tercio de siglo”.

Quien así se expresa es el lingüista, humanista y ya fallecido profesor universitario Santiago de los Mozos (1922-2001), a través de una de las numerosas conversaciones transcritas por el escritor Agustín García Simón en el último libro de éste, titulado “Retrato de un hombre libre” (Renacimiento), que presenta hoy en Valladolid (centro del país).

“Pero como aquí somos los primeros que jaleamos con saña nuestras propias miserias y denostamos sin piedad nuestra historia y nuestra cultura -eso sí, sin conocerlas-, no es de extrañar que la andanada francesa saliera adelante en el siglo pasado y en éste”, añade el viejo profesor, autor en 1984 del estudio “La norma castellana del español”.

La nueva denominación (“América Latina”) pretendía, “y al final lo consiguió”, arrinconar el concepto de Hispanoamérica con la excusa de “una mayor precisión” en la denominación de aquellos países americanos que, fuera del ámbito anglosajón, hablaban lenguas romances, entre ellas el francés a pesar de que este idioma era allí insignificante en comparación con el español y el portugués.

El filólogo Santiago de los Mozos reflexionó así en una de las numerosas conversaciones, charlas de café que compartió en Valladolid con García Simón desde mediados de los ochenta hasta 2000, ahora glosadas y anotadas en “Retrato de don Santiago. Memoria de un hombre libre”.

La consagración definitiva y posterior hegemonía del término “América Latina” “coincide con los movimientos de liberación marxistas e indigenistas de mediados de siglo (XX), dentro del proceso mundial de descolonización de los países del llamado Tercer Mundo”, añadió entonces el lingüista, catedrático de las universidades de Granada y de Valladolid.

El profesor, a lo largo de su trayectoria docente y su faceta como conferenciante, tanto en Venezuela (1954-1964) como en España, nunca usó, “muy poco o nada”, la palabra “Latinoamérica” o su variante de “América Latina”, al parecerle “menos rigurosa histórica y culturalmente” y porque, aparte su patente francesa, no le gustaba “seguir las consignas de nadie”.

Siempre se decantó por “Hispanoamérica”, incluso para referirse al área lusófona de Brasil porque, al menos hasta 1640 -año en que los portugueses se separaron política y administrativamente de sus hermanos peninsulares-, siempre se consideraron españoles.

Como término medio, por otra parte, si se refería a Brasil, también solía apostar por la denominación de “Iberoamérica” como una fórmula todavía “más precisa”. EFE