Toma de posesión de Chávez podría postergarse, según Cabello

AVN

El jefe de la Asamblea venezolana, Diosdado Cabello, dijo el miércoles que en su opinión podría postergarse la asunción del presidente Hugo Chávez, que se encuentra en Cuba recuperándose de una compleja operación por el cáncer que padece, porque la voluntad popular es más importante que una fecha fijada en la Constitución.

El militar retirado de 58 años lleva más de una semana hospitalizado tras la cirugía y el lunes sufrió una infección respiratoria que ya fue controlada, según el Gobierno, que agregó que debe permanecer en absoluto reposo en los próximos días, lo que siembra nuevas dudas sobre su recuperación.

Cabello, uno de los más cercanos colaboradores del líder socialista, dijo que la fecha del 10 de enero, que según la Constitución es el día que Chávez debe asumir un nuevo mandato de seis años, no está escrita en piedra.

“Tu no puedes amarrar la voluntad de un pueblo a una fecha ¿entonces si no lo hiciste ese día, si no es el 10 (de enero), la voluntad de 8 millones de personas no vale?”, dijo a periodistas Cabello, que es además líder del partido oficialista PSUV, según reseñó el miércoles el diario El Nacional.

Dijo estar expresando su opinión personal sobre lo que establece la Constitución y agregó que sería el Tribunal Supremo de Justicia -controlado por hombres cercanos a Chávez- el ente para aclararlo.

Chávez lleva 14 años al mando de la potencia petrolera y en ese período empujó al país a un modelo socialista montado casi exclusivamente sobre su enorme popularidad. En el 2011 fue diagnosticado con cáncer en la zona pélvica y desde entonces ha estado entrando y saliendo de la escena pública.

Con casi 8,5 millones de votos, Chávez ganó por amplia ventaja los comicios de octubre luego de una agotadora campaña de tres meses que forzó su debilitado cuerpo, que había atravesado varios ciclos de quimio y radioterapia.

Cabello aseguró que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) aún no tiene contemplado hacer una solicitud de postergación del día de asunción, pues el escenario que se plantea en este momento es que el presidente estará de regreso para principios de año.

INFECCIÓN

Chávez sorprendió a los venezolanos la semana pasada cuando, antes de partir a Cuba para una cuarta operación, encargó temporalmente al vicepresidente Nicolás Maduro las riendas del Estado y pidió votar a por él en caso de que tuvieran que volver a convocarse elecciones presidenciales.

La intervención quirúrgica, que se prolongó por seis horas y ha tenido complicaciones posteriores, no ha permitido al locuaz mandatario comunicarse directamente con los venezolanos como acostumbra a hacer, ni siquiera tras la contundente victoria de su partido en los comicios regionales del domingo.

Desde que Chávez anunció una nueva recurrencia del cáncer, la pregunta obligada en el país sudamericano es si el presidente estará capacitado para jurar dentro de tres semanas.

La Constitución venezolana, reformada en el 2009 para permitir la reelección continua del presidente y gobernadores, dice que si un candidato electo no puede asumir deben celebrarse nuevos comicios en un lapso de 30 días.

Pero también dice que “si por cualquier motivo sobrevenido, el Presidente de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”, lo que según algunos juristas permitiría a Chávez juramentarse en la embajada venezolana en La Habana en presencia de los magistrados.

Un funcionario de un gobierno sudamericano con conocimiento de la salud de Chávez no tuvo buenos augurios para el líder venezolano, del que se desconoce que tipo de cáncer padece.

“El pronóstico del cáncer no es bueno. Chávez atraviesa por una situación muy degradante desde el punto de vista humano (…) Sería un milagro que logre juramentarse el 10 de enero”, dijo el funcionario, quien pidió el anonimato.

Reporte de Marianna Párraga; Editado por César Illiano/ Reuters