Damnificados celebran su tercera Navidad en refugios

guatire.com

No es fácil que huela a Navidad en un cubículo sin cocina, de pocos metros y donde duermen cinco personas. Es complicado que todo se vea  y suene a Navidad, cuando el hogar es el estacionamiento de un centro comercial, y el espacio reservado para la familia es protegido sólo por unas paredes de yeso. Es difícil celebrar cuando no huele, no suena y no se ve la Navidad por ningún rincón. Pero Ana  asumió el reto y prometió que sus hijos disfrutarán de esta Nochebuena a toda costa.   Texto El Tiempo.

Es la tercera Navidad que Ana y sus cuatro hijos celebran en las instalaciones de lo que  iba a ser el centro comercial Sambil en La Candelaria, ubicado al centro de Caracas. Ella llegó con más de 700 familias (cerca de 2 mil personas) al que se convertiría en uno de los refugios más grandes del país, habilitados tras las lluvias de finales de 2010 y principio de 2011. Pero se supone que ella ya no debería estar aquí.

Desde que el agua arrastró su casa ubicada al margen de la carretera Caracas-La Guaira, la promesa se ha repetido una y otra vez. Una de las últimas ofertas, anunciada en junio de este año por la Comisión Presidencial para Refugios Dignos (Cpprd), aseguraba que antes de fin de año saldrían de  los albergues directo a sus casas nuevas un total de 20 mil 015 familias. El presidente de la instancia, Ramón Viña, dijo entonces que quedarían pendiente 4 mil 222 familias para los primeros meses de 2013. Promesa incumplida.

El pasado 5 de diciembre, el ministro de Información y Comunicación, Ernesto Villegas, informó que  todavía estaban damnificadas 22 mil 228 familias. El dato lo ofreció con motivo del bono navideño que aprobó el presidente Hugo Chávez a los refugiados.

La comparación de las cifras publicadas por Viña y Villegas indican que en el último semestre salieron de los refugios 2 mil 009 familias, lo que representa 9% de la meta establecida para este año.

Para diciembre de 2010,  el Ejecutivo informó que se reportaron 33 mil 783 familias damnificadas (131 mil personas aproximadamente). Quiere decir que, en dos años,  a 66% de los afectados no se les ha honrado la promesa. Que así como a Ana, la Navidad los encontró otra vez  sin casa.

Para leer más, pulse aquí