La soledad afecta tu salud tanto como fumar 15 cigarros diarios

Que las relaciones con los amigos y la familia influyen en el estado de ánimo de una persona es algo muy conocido. Pero ahora, además, un estudio realizado en Brigham Young University, Estados Unidos, va más allá y añade las relaciones sociales a la lista de factores que se tienen en cuenta para predecir las probabilidades de que una persona viva o muera.

En el “Journal Plos Medicine”, los profesores Julianne Holt-Lunstad y Timothy Smith acaban de comunicar que los vínculos sociales (es decir: los amigos, familiares, vecinos o colegas) mejoran las probabilidades de supervivencia de las personas dadas de alta en un 50%. Es más, comparan lo que significa una escasa interacción social con otros factores de riesgo conocidos.

Por ejemplo, indican que la escasez de relaciones sociales equivale, en cuanto al riesgo para la vida, a fumar 15 cigarrillos por día o a ser alcohólico. Esa escasez es también mas dañina que no hacer ejercicios y dos veces más perjudicial que la obesidad.

Si bien es algo que ha sido comprobado, la idea de que la falta de relaciones sociales es un factor de riesgo para la salud e influye en las posibilidades de una persona respecto de vivir o morir no está aún ampliamente reconocida por las organizaciones dedicadas a la salud ni por el público en general, comentan los editores de la prestigiosa revista científica “Plos Medicine.

Seguimiento de siete años

Los investigadores de Brigham Young University analizaron los datos publicados de 148 estudios longitudinales en los que se midió la frecuencia de las interacciones humanas y se hizo un seguimiento de los pacientes dados de alta en centros de salud durante un período de siete años y medio en promedio. Los datos indicaron que aquellos que tenían buena frecuencia de interacciones sociales mejoraban las probabilidades de supervivencia en un 50%.

Teniendo en cuenta que no se tenía registro de la calidad de esas relaciones sociales, ese 50% de aumento hallado puede ser incluso una cifra que no refleje con precisión el beneficio que brindan las relaciones saludables. Holf-Lunstad, una de las autoras del trabajo, dice que los datos de los estudios que analizaron mostraban simplemente si las personas estaban integradas en una red social, sin discriminar entre los efectos positivos y los negativos de la relaciones, por lo que ese porcentaje de mejoría indica un promedio, y el efecto de las buenas relaciones humanas sería incluso superior.

El citado efecto benéfico se daría a través de varios modos: los amigos y la familia influyen positivamente en la salud brindando desde una actitud y apoyo tranquilizador hasta ayuda para encontrar el sentido de la vida. Por otra parte, cuando alguien está vinculado con un grupo se siente responsable por otras personas, y ese sentimiento se traduce en cuidarse más a sí mismo y en asumir menos riesgos.

Al examinar los datos, los investigadores pusieron especial atención en observar si los resultados se debían principalmente a personas que se ayudaban para prolongar sus años de vejez. Pero, no obstante, afirman que el efecto protectivo de las relaciones sociales no se limita exclusivamente a los adultos mayores, sino que se extiende a todas las edades.

También subrayan que las comodidades modernas y la tecnología pueden llevar a la gente a pensar que las redes sociales no son necesarias, pero que esto no es así. Las relaciones sociales son muy importantes para los humanos y la interacción constante es beneficiosa, no sólo en el plano psicológico sino que directamente se manifiesta en la salud física. TheSun