Gobierno postergará la devaluación mientras se define el escenario político

ARCHIVO

La devaluación es una medida económica necesaria, inminente para el año que viene, ante la sobrevaluación de la moneda local y el creciente déficit fiscal. Texto diario La Verdad.

Pero aunque todas las condiciones están dadas para hacer el ajuste del tipo de cambio, el Gobierno posterga la ejecución por razones políticas.

Jesús Casique, economista, asegura que el Ejecutivo puede aplazar la implementación de un aumento de la tasa cambiaria por otros tres meses, mientras se define el escenario político.

Este año el Gobierno retrasó la devaluación del bolívar, ante las elecciones presidenciales pautadas para octubre pasado, en las que el presidente Hugo Chávez se jugó su permanencia en el poder.

Pasados los comicios nacionales, todo apuntaba a que el Ejecutivo anunciaría una nueva tasa de cambio en enero de 2013, semanas después de las votaciones regionales del 16 de diciembre, en las que el oficialismo espera ganar la mayoría de las gobernaciones.

Pero la reaparición de la enfermedad del presidente Chávez vuelve a hacer necesaria una postergación del aumento de la tasa cambiaria oficial.

El director de la firma Capital Market Finance estima que la decisión que estaba pautada para enero se postergará ahora para mediados de marzo o abril.

“Medidas económicas como la devaluación dependen de lo que pase con el Presidente, pues habrá que esperar a ver si va a continuar en su cargo o si surgirá la necesidad de convocar a nuevas elecciones”.

Casique agrega que las elecciones municipales, en las que el Gobierno buscará poner la mayoría de sus fichas en las alcaldías, será otra motivación para retrasar el ajuste cambiario.

“Mientras se decide todo en el ámbito político, la devaluación de la moneda estará postergada, pero la arruga se podrá correr máximo hasta mayo”.

Tarde o temprano

El profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) indica que, independientemente de cuánto se demore, el anuncio de la medida es inminente el año que viene.

“Existe una fuerte sobrevaluación de la moneda, un déficit fiscal alrededor del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y una necesidad de reactivar el aparato productivo que hace indispensable que se tome la decisión en 2013″.

Casique asegura que el Gobierno requiere una devaluación mayor a 56 por ciento para reducir la brecha fiscal en al menos cuatro puntos del PIB.

Hasta ahora el tipo de cambio garantiza 4,30 bolívares por cada dólar que se vende en el mercado oficial. Un ajuste permitiría obtener mayor cantidad de bolívares por cada moneda extranjera.

“El Gobierno puede correr la arruga, desplazar la devaluación para marzo o abril, mientras se aclara todo en el ámbito político”, Jesús Casique, economista.