Lugo afirmó que no será fácil reconectar a Paraguay con el resto de Suramérica

Foto: google.com

El expresidente de Paraguay Fernando Lugo dijo el miércoles en Quito que no será fácil para su país restablecer las relaciones internacionales que se vieron afectadas al ser destituido el 22 de junio por el Congreso, que lo enjuició por “mal desempeño de sus funciones”.

“No será tan fácil el retomar las relaciones a nivel internacional de Paraguay después de las elecciones” presidenciales del 21 de abril próximo, manifestó con ocasión de una visita a Quito en la que dialogó con el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa.

Empero, consideró que los nexos “mejorarán porque ahora están bloqueadas casi todas las relaciones” a raíz de su derrocamiento.

Tras reunirse con Correa en el Palacio de Carondelet, sede del gobierno en el centro colonial de Quito, Lugo declaró a la prensa que “las elecciones no van a ser un blanqueo total de lo que ha pasado en junio”.

“En Paraguay, las autoridades que están allí dicen que hay estado de Derecho, que hay democracia, que las instituciones funcionan, pero lo que no explican son las razones, los motivos de ese golpe de Estado parlamentario que ocurrió el 21 y 22 de junio”, añadió el ex gobernante.

Hace tres semanas en Asunción, Lugo, que aspira a ser elegido senador por su movimiento Frente Grande, señaló que “podría haber fraude y manipulación” en los próximos comicios paraguayos.

Lugo y Correa trataron temas de índole latinoamericano y de la coyuntura de la política ecuatoriana, de acuerdo con el periódico electrónico del gobierno El Ciudadano.

AFP