Exigen frenar el contrabando de gasolina en el Táchira

(foto diariodelosandes.com)

Detener el contrabando de alimentos de primera necesidad, así como frenar la fuga de combustible y de gas, es uno de los graves problemas que afrontan los habitantes de la zona norte del Táchira durante los 365 días del año y que en temporadas altas como la decembrina, se acrecienta. “Acá nadie hace nada. La Guardia Nacional no se compromete como es debido en el resguardo de la soberanía del país, ni el Ejército, y los cuentos que uno escucha en la calle es del desfile de millones que se manejan para que la gasolina pueda llegar al otro lado de la frontera”, indicó Manuel García, habitante del municipio García de Hevia. diariodelosandes.com

La queja por la fuga de combustible al vecino país de Colombia se acrecienta por las largas colas que deben realizar los venezolanos por surtir el tanque de sus vehículos de combustible. “Uno tiene que calarse colas de una hora o más por echarle un poquito de gasolina al carro, todo por una pila de desnaturalizados que solo piensan en su bienestar personal, que sólo piensan en llenarse los bolsillos mientras que a la Nación le hacen un hueco y colocan a los venezolanos a sufrir por el combustible”, manifestó Luis Eduardo Barrios, residente del barrio Las Delicias, de La Fría.

Para frenar el contrabando de combustible el Gobierno nacional a través del Ministerio de Petróleo y Minería, e impulsada por la Dirección General de Mercado Interno y Pdvsa Automatización, Informática y Telecomunicaciones (AIT), implementó la colocación de un código de barras o chip electrónico, sin embargo los resultados, para los usuarios, no se han visto reflejados. “Con chip o sin chip es lo mismo, colas y más colas, mientras que unos cuantos se llevan la gasolina para Colombia y las autoridades no hacen nada por detener eso. Colocaron el chip y estamos igual, quizá hasta peor, porque ahora uno ve que sacan más gasolina de contrabando sobre todo por las trochas y cada vez más uno ve a los que comienzan a llevar gasolina comprar sus tremendos camiones, que hacen a costillas del contrabando”, expuso Alejandro Gutiérrez.

La acción gubernamental pretende en la zona norte y en el resto de los municipios fronterizos del Táchira, reducir los altos índices de contrabando de gasolina que se registran en los municipios Samuel Darío Maldonado, Panamericano, Ayacucho, García de Hevia y San Judas Tadeo.

DLA buscó contactar a las autoridades responsables del chip de combustible para conversar sobre los resultados de ese programa, sin embargo no hubo respuesta, pero según los comunicados de Pdvsa, el Plan de Automatización de Combustibles, que se inició desde noviembre de 2010, ha logrado disminuir drásticamente tanto el contrabando de combustibles líquidos, diésel o gasolina de 91 y 95 octanos.

Otro de los flagelos comunes es el contrabando de gas también hacia la zona de Puerto Santander (Colombia). Un cilindro en suelo venezolano cuesta 16 bolívares, el mismo cilindro que unos kilómetros más allá, ya en territorio colombiano vale más de 100 bolívares. “Hace meses se quemó un carro que iba lleno de cilindros de gas de contrabando y por acá es común ver como desfilan los carros con bombonas de gas para pasar para el otro lado sin que nadie haga nada”, opinó Juan David Gil, habitante del municipio García de Hevia.

Alimentos a Colombia

Por estas fechas, uno de los males que más ha impactado en el bolsillo de los habitantes del eje norte tachirense es la compra de alimentos a precios exorbitantes debido al contrabando de algunos rubros en específico para Colombia.

“Ayer fui para Puerto Santander y da dolor ver como uno ve productos como la harina venezolana por montones, mientras que uno acá debe hacerle casería a los mercales o estar pendiente en donde le vendan una o dos pacas, mientras allá abunda”, manifestó Carmen Flores, habitante de Coloncito.

¿Y las autoridades?

Mano dura pidieron los habitantes de la zona norte a las autoridades para que logren en el 2013 frenar el contrabando de alimentos, así como de combustible y de gas hacia el vecino país.