Demandan a veterinario por matar a una perra

Ocurrió en San Fernando del Valle de Catamarca, en Argentina, donde una mujer llevó a su mascota para que la castren y al profesional se le cayó una gasa dentro del cuerpo del can durante la operación. Eso le produjo complicaciones y falleció al poco tiempo. El hombre deberá indemnizar a la señora con 11 mil pesos argentinos, según publica Crónica.

Se equivocó en la intervención y terminó matando a la perrita (Foto referencial)

La justicia civil catamarqueña ordenó que un veterinario indemnice con 11.000 pesos, por “daño moral y material”, a la dueña de una perra que falleció hace tres años a raíz de una supuesta mala praxis, luego de una cirugía para ser castrada.

La sentencia fue dictada por la jueza de Primera Instancia en lo Civil de Tercera Nominación, María Cristina Rojas de Cutuli, contra el veterinario Horacio Vignolo y a favor de Mónica Leiva, por la muerte de su perra “Sofía”.

En su resolución, la magistrada consideró que esa pérdida causó “angustia y dolor” a la mujer, porque “la muerte de una mascota incide de manera fuertemente negativa en el ámbito espiritual de la persona que la ha tenido a su cuidado”.

“Sofía” era una perra callejera que Leiva había adoptado y en diciembre de 2008 la llevó a una veterinaria céntrica de la ciudad de Catamarca para que la castren, pero después de la operación hubo complicaciones, al parecer por una gasa que quedó en su cuerpo, según la investigación.

En los meses siguientes el animal tuvo “desarreglos digestivos” y su dueña la llevó a otro veterinario, quien determinó que había que operarla nuevamente y que “las perspectivas, no eran las mejores, pues, por el estado débil, no era seguro que sobreviviera”. La intervención quirúrgica se practicó en julio de 2009, pero “Sofía” murió y Leiva denunció a Vignolo en el Colegio de Veterinarios, por mala praxis médica.

La mujer reclamó al veterinario la historia clínica de la perra y los comprobantes de los pagos efectuados por su atención y, en una investigación personal, llevó la muestra a un patólogo que detectó que se había encontrado una gasa, lo que habría causado el delicado estado de salud que causó la muerte de su mascota.