¡Insólito! La última moda es cortarse el dedo meñique para usar tacones por más tiempo y sin dolor

Los dictados de la moda son severos y muchas mujeres los siguen hasta las últimas consecuencias. Hace tiempo que nos venimos quejando de la tiranía impuesta por la moda del prototipo de belleza femenina, que es totalmente incompatible con la salud. Pero la necesidad de estar siempre guapas y de seguir las últimas tendencias hace que muchas mujeres pongan en grave riesgo su salud. La última moda que nos llega de Estados Unidos es pasar por el quirófano para cortarse el dedo meñique y poder así llevar tacones más tiempo y sin dolor.

A vueltas con los tacones

Es evidente que los tacones estilizan la figura, que hacen las piernas más largas y más bonitas y que cuanto más alto sea el tacón, mejor impresión se causa, siempre y cuando sepas llevar tacón, claro está. Pero también se ha hablado mucho de los riesgos para la salud que supone llevar un tacón muy alto, con peligro de deformaciones en los pies y de problemas de espalda y de cadera, entre otros.

Aún así, hay mujeres que se resisten a llevar un calzado más saludable y no pueden renunciar a sus taconazos, aunque sufran continuas heridas, callos y dolores. Y la medicina estética se ha puesto de parte de estas mujeres que están dispuestas a sufrir cualquier tormento con tal de no salir de casa sin sus tacones y les proporciona métodos tan tremendos como el Loub Job o las inyecciones de bótox para no sentir dolor.

Pero ahora, los remedios para aguantar los tacones han dado un paso más y se ha puesto de moda una cirugía que consiste en cortar el dedo meñique del pie para que no interfiera en el uso del tacón. Se consigue así, mayor espacio para colocar el pie dentro de un zapato estrecho y una mayor comodidad al usar un tacón alto. El pretexto que aducen médicos y clientas es que ese dedo meñique no sirve para nada.

Sufrir para presumir

Por suerte, aún quedan algunos médicos que no están de acuerdo con esta cirugía y se niegan a realizarla por considerarla del todo innecesaria y perjudicial para la salud. Pero no dejamos de preguntarnos qué es lo que lleva a estas mujeres a pasar por un quirófano para cortarse el dedo meñique, y es entonces cuando volvemos a reflexionar sobre la excesiva importancia que tiene el aspecto físico en nuestra sociedad, la rigidez de ese modelo de belleza que no acepta otra cosa, y la escasa seguridad en sí mismas de algunas mujeres que son capaces de sufrir cualquier tortura por seguir los dictados de la moda.

Pero tampoco nos vamos a echar las manos a la cabeza a estas alturas. Constantemente vemos a las celebrities casi desfiguradas por pasarse con la cirugía estética, o por una mala elección del tratamiento. Y tampoco podemos olvidarnos de que esto de sufrir para presumir viene de lejos, no hay más que recordar cómo en China se impedía el crecimiento de los pies de las niñas a base de tratamientos que eran una auténtica tortura.

De: Diario Femenino