Las cinco tradiciones más extrañas de Navidad

Algunas de las tradiciones navideñas pueden resultar curiosas pero estamos acostumbrados a ellas y nos parecen de lo más normal. Sin embargo, hay algunas costumbres de otros países que todavía pueden sorprendernos

Publimetro.cl

Los Japoneses, rendidos a Kentucky Fried Chicken

Ni pavo, ni lechón, ni pescado. Lo que a los japoneses les gusta comer en Navidad es pollo frito. Por eso, no es extraño ver largas colas en los restaurantes de la cadena de comida rápida estadounidense Kentucky Fried Chicken (KFC).

La tradición empezó en 1974 con una campaña publicitaria de la compañía cuyo lema era “Navidad = Kentucky” y que incitaba a comer pollo en esas fiestas.

Tal fue el éxito de la publicidad que sus productos se convirtieron en el menú tradicional de los japoneses los días 23, 24 y 25 de diciembre, pero en especial de Nochebuena.

La compañía recibe para esos días pedidos con hasta dos meses de antelación y, según sus responsables, las ventas de esos tres días equivalen a las habituales de medio mes

“El Pato Donald les desea una feliz Navidad”

Desde 1959, las familias suecas se reúnen en torno a la televisión cada 24 de diciembre para ver el mismo programa.

Se trata del especial de Disney “El Pato Donald y sus amigos le desean una feliz Navidad” que la televisión pública sueca emite el día de Nochebuena a las 3 de la tarde.

Kalle Anka, como se llama en sueco al Pato Donald, se ha convertido en un personaje tan familiar para los suecos que muchos se saben de memoria los diálogos de ese capítulo.

Tras la emisión del programa de una hora, los niños reciben los regalos que, dependiendo de la familia, pueden estar debajo del árbol de Navidad o en un saco que lleva Santa Claus.

Ayudantes de San Nicolás

La misión de San Nicolás (Viejo Pascuero, Santa Claus o Papá Noel, según los países) de llegar a todos los niños del mundo en Navidad parece complicada. Pero en ese reto no le faltan ayudantes en muchos países.

Por ejemplo, en Francia a San Nicolás le acompaña Père Fouettard, un hombre con ropa oscura y barba nutrida cuya misión es decidir si los niños han sido buenos. A los que no se portan tan bien, les castiga con un azote.

En el País Vasco, en el norte de España, quien ayuda a Papá Noel a repartir los regalos es el Olentzero, un carbonero con el traje típico vasco, mientras que en los países bajos, a San Nicolás – que llega el 6 de diciembre- le acompaña Zwarte Piet, un paje negro que lanza galletas a los niños.

En algunos hogares de España y muchos países latinoamericanos, a los más pequeños también les llegan los regalos de los Reyes Magos el 6 de enero, mientras que en Italia quien cumple esa labor es la Befana.

Y en República Dominicana, la vieja Belén deja regalos a los niños el domingo después del Día de Reyes.

Los antagonistas de Papá Noel

Pero no todos los personajes vinculados con estas fiestas son benévolos como Papá Noel.

La mitología alpina habla de Krampus, una figura demoniaca con cuernos, una lengua muy larga y una cesta para capturar a los niños que han sido traviesos a lo largo del año.

Por eso, en Austria en diciembre se multiplican las fiestas y los desfiles en los que personas disfrazadas de Krampus deambulan por las calles.

Santa Claus también tiene un antagonista en Islandia: el gato de la Navidad o Jolakotturin. En ese país del norte de Europa, los niños que se portan bien y hacen sus tareas reciben ropa nueva por Navidad.

Los padres les dicen a sus hijos que si no trabajan lo suficiente, llegará el gato de la Navidad y, al ver que no tienen ropa nueva, se los llevará.

El tronco que expulsa regalos

En Cataluña y algunas zonas de Aragón, en el noreste de España, la tradición es que los regalos para los niños salgan de un tronco.

Se le llama Tió de Nadal o Cagatiu en Cataluña y Tronca de Nadal en Aragón.
Las familias suelen colocar el tronco en casa a principios de diciembre, le colocan una manta y un rostro y le van alimentando con dulces hasta el día de Navidad.
Entonces, los niños le cantan canciones y le pegan con palos para que expulse los regalos.

También en España, en Cataluña y en algunas zonas de la Comunidad Valenciana hay otra tradición que puede resultar curiosa es la de poner un caganer, una figura de pesebre que suele representar a personajes famosos con los pantalones bajados haciendo sus necesidades.

Tradicionalmente, el caganer era un campesino ataviado con la indumentaria tradicional catalana (faja y barretina). Pero en los últimos años se han popularizado los que representan a personajes famosos: desde políticos como Barack Obama o Hugo Chávez hasta artistas como Shakira o deportistas como Leonel Messi.