MUD: El gobierno es responsable de la violencia que sufren los venezolanos

El coordinador de la Alta Comisión de Seguridad Ciudadana de la Mesa de la Unidad Democrática, Luis Izquiel consideró que los más de 21.600 homicidios ocurridos en Venezuela durante el año 2012, reflejados en el más reciente informe del Observatorio Venezolano de Violencia, evidencian la alarmante situación de criminalidad que sufre nuestro país; lo que –a su juicio– responde al fracaso de las políticas públicas desarrolladas por el Gobierno nacional en más de 20 planes contra la inseguridad implementados durante los últimos 14 años.

Izquiel puntualizó que alrededor de la mitad de estos asesinatos ocurrieron durante la vigencia de la Misión “A Toda Vida Venezuela”, anunciada con bombos y platillos por el Gobierno nacional el 20 de junio de 2012. Asimismo, denunció que la gran mayoría de las “medidas inmediatas” señaladas en este nuevo plan gubernamental, ni siquiera han comenzado a ejecutarse, lo que evidencia una enorme irresponsabilidad y una burla al pueblo venezolano.

“Los más de 21.600 asesinatos de 2012, se traducen en una tasa de 73 homicidios por cada 100.000 habitantes, la más alta de Suramérica y la segunda mayor del mundo, hoy solo superada por Honduras. También, con un índice de 122 homicidios por cada 100.000 habitantes, Caracas se ha convertido en la capital más violenta del orbe. Ni los policías se han escapado de esta ola criminal, ya que en 2012 han sido asesinados 103 funcionarios de seguridad en la Gran Caracas y cerca de 400 en todo el país”, agregó el coordinador.

Aunado a esto, sentenció que a la par de los homicidios, también han aumentado los robos, los secuestros y otros graves delitos. “Hoy es poco lo que se está haciendo desde las instituciones del Estado en las áreas de prevención y sanción del delito, así como en materia penitenciaria. A pesar de las múltiples promesas, el desarme de los delincuentes no se ha realizado. La Comisión Presidencial para el Desarme culmina sus labores este año, sin haber logrado ningún resultado efectivo. La reforma de la Ley para el Desarme sigue engavetada en la Asamblea Nacional por la inacción de la bancada oficialista. El Ministerio Público y el sistema de justicia penal, continúan siendo un sinónimo de impunidad”, manifestó.

“Hoy en Venezuela, solo 8 de cada 100 criminales son efectivamente sancionados, con lo cual se promueve la repetición de las conductas delictivas. A pesar de la creación del Ministerio de Servicios Penitenciarios, las cárceles del país continúan siendo verdaderas escuelas del delito, en las cuales se violan a diario los derechos humanos de los detenidos. De conformidad con los estudios del Observatorio Venezolano de Prisiones, para este año se proyectan más de 600 asesinatos dentro de las penitenciarías del país, lo que representa otro récord histórico. Mientras se mantengan estas circunstancias, será imposible disminuir los índices de inseguridad en Venezuela”, aseguró Izquiel.

Concluyó responsabilizando, en nombre de la Mesa de la Unidad Democrática, al actual gobierno del sufrimiento de las familias venezolanas por la violencia, pues enfatizó que su ineptitud e indiferencia por el dolor del pueblo venezolano es un atentado permanente contra la paz y el bienestar.

Prensa Unidad Venezuela