¿Qué es la embolia pulmonar?

(Foto referencial)

La embolia pulmonar es una enfermedad severa que pone en peligro la vida. Existen algunas patologías que pueden contribuir para que se presente la embolia y estas pueden ser las enfermedades del corazón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica EPOC (su sigla en inglés es COPD), reposo prolongado en la cama, cirugía, cáncer, parálisis, envejecimiento y anemia de células falciformes, según el portal entornomedico.org.

¿Qué la causa?

La embolia pulmonar esta dada por el bloqueo de la arteria pulmonar, por una sustancia extraña que puede ser un coágulo sanguíneo (trombo) o trozos de él, grasa, aire o tejido tumoral.

El embolo tiene que ser suficientemente grande para poder ocluir una superficie significativa y provocar sintomatología.

La enfermedad de Caesson, que se refiere a los fenómenos de descompresión, es la enfermedad que tienen los buzos cuando se descomprimen muy bruscamente. Los que practican buceo tienen que aprender que si suben muy rápido a la superficie y están a una profundidad respetable, se puede provocar que el nitrógeno que esta contenido en la sangre se torne al estado gaseoso y produzca embolia gaseosa, llegando a ser fatal, porque la cantidad de burbujas es muy grande. También se puede producir un fenómeno de descompresión a la inversa cuando se sube a 11,000 metros y se baja en forma acelerada. Las burbujas que se producen se localizan en el cerebro, pulmón y esqueleto principalmente. (ver trombosis)

SÍNTOMAS de la embolia pulmonar

La sintomatología que caracteriza a la embolia puede variar de un paciente a otro, y es similar al cuadro del ataque cardiaco o una enfermedad respiratoria como la neumonía, pero en general encontramos dolor repentino en pecho, tos crónica que a veces produce esputos manchados de sangre, disnea severa (dificultad para respirar), sudoración excesiva, shock, cianosis (color azulado de la piel), ansiedad y pérdida de conocimiento.

En cuanto a los líquidos extraños que entran al aparato circulatorio y pueden provocar una embolia, son fundamentalmente el líquido amniótico que ingresa a la circulación materna al producirse desprendimiento de la placenta, y rotura de las venas uterinas y/o del cervix constituyendo en una embolia amniótica. Ésta dependiendo de la cuantía puede ser fatal.

También en las fracturas múltiples, la medula ósea adiposa de los huesos que es semilíquida puede entrar a la circulación y embolizar hacia el pulmón o cerebro.

Diagnóstico de la embolia pulmonar

Se puede practicar un examen llamado escáner V/Q, que es un estudio nuclear de la ventilación y perfusión de los pulmones, así como una angiografía pulmonar.

La embolia pulmonar es difícil de diagnsticar. Los exámenes no invasivos no se pueden utilizar en el diagnóstico de la misma. A menudo, el médico debe eliminar la posibilidad de otras enfermedades de los pulmones antes de determinar que se trata de una embolia pulmonar.

Tratamientos para la embolia pulmonar

El tratamiento específico será determinado basándose tomando en cuenta la edad del paciente, su estado general de salud, la historia médica, que tan avanzada está la enfermedad, la tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias. Así como expectativas para la trayectoria de la enfermedad y opinión o preferencia del paciente.

El tratamiento inmediato para la embolia pulmonar es la terapia anticoagulante, para disolver el coágulo y hacer que la sangre vuelva a fluir. El oxígeno y los sedantes se pueden utilizar para que el paciente esté más cómodo. También se puede realizar una intervención quirúrgica para eliminar el émbolo.

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736