Así fueron las colas para comprar harina (Foto)

Lo que la gran mayoría cataloga como escasez, pero otros-particularmente vinculados con área comercial- aprecia como exceso de la demanda, ayer se puso en evidencia con la presencia de una cola “kilométrica” de consumidores que se formó a las afueras del Hiperlahu de Coro, para poder adquirir harina precocida, informa La Mañana.

Gente procedente de diversas partes de Coro; incluso, unos que vinieron desde Puerto Cumarebo y Yaracal, reflejaban en sus rostros la angustia de tener que pasar trabajo para obtener el producto, tan necesario para la elaboración de hallacas y otros platos que tienen que ver con la tradición de navidad y año nuevo. Ana de Chirinos dijo que habita en Cruz Verde, “cuando llegué aquí habían personas que hacían la cola desde las 3 de la mañana; esto es increíble en un país donde antes la harina Pan sobraba”. Agregó la ama de casa:”esto lo hago por necesidad”.

En la inmensa cola que partía del área de depósitos del supermercado y terminaba más allá de la sede de Protección Civil, en la avenida “Ramón Antonio Medina” de Coro, se observaban mujeres embarazadas y personas de la tercera edad. El objetivo era comprar una bolsa con ocho paquetes de la tradicional harina de empaque amarillo.

En medio de discusiones entre unos que discutían criticando al gobierno y otros defensores de la revolución, Hugo Córdova- vecino de La Velita- expresó que los mismo pasa para conseguir pollo, azúcar y aceite comestible. Alejandro Alvino, habitante de Yaracal, comentó: “esto lo hacen los empresarios para desestabilizar al pueblo”.

DEMANDA EXAGERADA
El copropietario del Hiperlhau, Francisco Abreu, explicó que durante la semana han llegado a su establecimiento casi 4 mil bultos de harina y lo han tratado de distribuir de manera equitativa por familia. “Pero hay gente inescrupulosa que trata de hacer varias veces la cola para revender más adelante el producto”. Aseguró que la empresa distribuidora trae la harina con regularidad. Garantizó la existencia del rubro para los que resta del año. Subrayó que con el pollo, aceite y azúcar también está ocurriendo algo similar.

Francys Millán/CNP 16.375