En Maracaibo cambian las uvas por las mandarinas

Foto: Archivo

En un recorrido por el centro de Maracaibo, pudimos constatar que el kilo de uvas es vendido por los  buhoneros hasta en 120 bolívares sin embargo, caminando y regateando pudimos llegar a negociar la tan buscada fruta en 90 bolívares el kilo, aunque chiquitas, arrugadas y casi secas.
Nos detuvimos para preguntarle a María Piñerio, una ama de casa, que si había comprado las uvas, a lo que respondió “No mijo, yo no voy a dar 120 bolívares por unas uvas, en la casa somos 25 personas las que recibimos el año nuevo, así que esta vez comeremos gajitos de mandarina, que me sale 10 mandarinas en 8 bolívares”, aseveró.
Mientras que Golfan Ramírez, chofer de transporte público, indicó que en vez de uvas los deseos para el 2013 los pediría comiendo caraotas. “Dicen que los granos también atraen la buena suerte y abundancia, pues en casa comeremos caraotas”.
Otros como Hernán Pallada, comerán 6 uvas y pedirá dos deseos porcada una que coma. “Ya compré un kilo de uvas, evidentemente no nos alcanzará, así que en vez de doce comeremos 6”.
Nelsi Prado, asegura que ni se molestó en regatear el precio de las uvas, desde el 24 determinó junto a su familia que en vez de unas los deseos serían escritos en papelitos que luego quemarían a la media noche cuando suenen las 12 campanadas.
Esteban Ríos, verdulero del mercado Las Pulgas, en Maracaibo, contó que las ventas de uvas han mermado significativamente, hasta el mediodía del 30, solo había vendido 4 kilos. “El año pasado estuvo mejor que este.Ya vender uvas en diciembre no es un buen negocio”, apuntó.

Lo cierto es que algunas familias mantendrán la tradición, sin importarles la inflación ni la especulación. Pero seguramente pedirán un deseo para que el próximo año la economía venezolana sea próspera. “Me gasté 500 bolívares en uvas, pero pediré que en el 2013, tengamos una economía pujante, y un empleo digno con todos los beneficios de ley para que los venezolanos puedan comprar sus uvas sin problemas”, agregó Humberto Morales, comprador.

 Prensa Maracaibo 24 horas