Enséñale a tu chico a… ¡Encontrar tu orgasmo!

¿Cansada de que solo tú seas cómo llegar al orgasmo? ¿Cansada de las desesperantes horas en las que tu chico quiere pero no puede hacerte sentir placer? ¿Nunca te has planteado guiarlo tú misma?

Nosotras.com

Sabemos que llegar al orgasmo es más difícil de lo que nos pensamos. Sobre todo en el caso de las mujeres, que tenemos un sentido bastante más desarrollado que ellos. Los hombres, tienen esa suerte, pueden llegar a ver las estrellas siempre que se lo propongan. Pero en el caso de las chicas no suele ser así de inevitable.

Es un proceso más complejo. Podemos decir que placer, sentimos. Pero tanto como para llegar cada noche que tenemos sexo al orgasmo… Es muy diferente. Son palabras mayores. Por lo tanto, si lo que quieres es conseguir el placer más intenso de tu vida cada noche, no lo pienses más. Coge a tu chico y dile lo que quieres y cómo quieres que te lo haga.

Porque nadie se conoce mejor que tú misma. A lo largo de todas tus experiencias has ido aprendiendo qué botón tocar y qué botón es innecesario, ¿nos equivocamos? Pues utiliza esta información y sal del estado de vergüenza. Confianza máxima.

Si te gustan los preliminares, díselo. ¿Quieres dedicarle más tiempo a los iniciales? Pues detente. Él te seguirá. Eso sí, no quieras concentrarte solo en ti misma. Esto es cosa de dos. Dar y recibir.

¿Cómo te gusta que te quite la ropa? ¿Lentamente o de un mordisco? Si esto te pone, díselo. A Nosotras nos parece súper sexy que os detengáis y dediquéis más de cinco segundos a desnudaros. El cuerpo desnudo da mucho pero que mucho placer.

Anticonceptivos, siempre. Eso sí, si usáis preservativo y te gusta acondicionarlo al máximo mientras le rozas con tus manos frías… Hazlo. Sorpréndelo. Lo importante es que él vea que, en ese momento, tú estás marcando el ritmo.

Y a la hora del momento final, como te decíamos, guíale. Dile lo que quieres recibir. Porque, en ocasiones, los hombres, ante el nerviosismo y las inseguridades, van algo perdidos. En el caso de tener una chivata como tú, lo agradecerían muchísimo. No lo hagas solo por ti, sino también por él.