La inflación en el renglón alimentos cerró en 24,8%

(Foto archivo)

La inflación tomó vigor durante diciembre. El mensaje de fin de año del Banco Central de Venezuela (BCV) refleja que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc), luego de mantenerse presionado a la baja durante casi todo 2012, dio un salto este mes, provocando que la categoría de alimentos y bebidas no alcohólicas repuntara de una variación anualizada (noviembre 2012/noviembre 2011) de 19,2%, hasta un valor preliminar de 24,8% durante todo el año.En 2011  alcanzó 33,6%.

Andreína Vargas/El Tiempo

Con este desempeño, el organismo emisor indicó que la agrupación de alimentos se colocó más de cinco puntos porcentuales por encima del promedio nacional de la inflación en 2012, que cerró este año en 19,9%, pese a que la tasa entre enero y noviembre sumó 16%.

La expectativa final  del Ejecutivo era alcanzar un Inpc de 18%, pero el comportamiento de los precios en diciembre echó por tierra la meta, aunque el registro sí estuvo por debajo de la previsión del Presupuesto 2012, de entre 20% y 22%.

La subida de los rubros alimenticios, de acuerdo al ente emisor, estuvo impulsada por el avance de los productos agrícolas -que representan cerca del 30% de la categoría-, y que en los primeros once meses de este año se encarecieron 21,8% versus 15% en el mismo lapso de 2011.

También incidió que en noviembre pasado, el Ejecutivo autorizó los aumentos de la harina de maíz precocida (46%), arroz (28,11%) y café (24,22%).

Represa cambiaria

Al explicar el avance de los valores de venta, el director de  Ecoanalítica, José Luis Saboin, refiere que las estadísticas del BCV indican  que la  inflación global de diciembre estará  alrededor de 3,4%.

Destacó que ese marcador, es “el  más alto desde abril 2010  (5,2%), cuando colapsó el esquema cambiario anterior”. Para ese momento existía en el país, a la par de la cotización que maneja la Comisión de Administración de Divisas, Cadivi, un mercado permuta que permitía  el acceso a las divisas con la compra-venta de bonos, a través de las Casas de Bolsa, pero que fue eliminado en mayo de ese año.

Para Saboin, el actual control de cambio  también “caducó”. Sostuvo  que la aceleración de los precios generales y de los alimentos, se debe a la “tranca cambiaria” que vive el país, la cual   genera fallas de abastecimiento que impulsan los valores de venta al consumidor (el producto que no se encuentra es el más caro), así como el traslado a los artículos del eventual aumento del tipo de cambio.

Lo dicho por Saboin se sustenta con las cifras del BCV. El organismo indicó que el esquema que sustituyó el mercado permuta, es decir, el Sistema de Transacciones con Títulos de Moneda Extranjera, Sitme, mostró una fuerte caída en  diciembre, pues se transaron $334,97 millones, una caída de 62% en comparación con los $$879,39 millones negociados en el mismo mes de 2011.

La expectativa de Ecoanalítica es que la inflación siga acelerándose en los próximos meses, debido a que el Ejecutivo deberá ajustar varios productos controlados, y además aprobará una devaluación del bolívar.

Sobre el comportamiento de  la inflación en las once zonas estudiadas, el BCV indicó que el  eje Barcelona-Puerto La Cruz fue la localidad que experimentó el menor incremento de precios durante el 2012, al exhibir un avance interanual de 15,7%. En contraposición, la ciudad de Maturín fue la que evidenció la mayor variación, al sumar 19,8%.

Desempeño
El Banco Central de Venezuela, indicó que la variación de los precios de los bienes y servicios controlados se ubicó en el año en 14,9%, una disminución significativa con respecto a la inflación observada en 2011 (30,3%). En el caso de los bienes no sujetos a regulación, dijo que también redujeron su ritmo de ascenso, aunque de menor magnitud, de 25,8% a 22,6%.