Miles de católicos asisten en Madrid a la Fiesta de la Familia (Fotos)

Miles de católicos desafiaron al frío y asistieron hoy en la céntrica Plaza de Colón de Madrid a la festividad de la Sagrada Familia, que concluyó con una misa presidida por el cardenal Antonio María Rouco Varela, quien destacó el papel de la familia como apoyo ante la crisis económica.
La celebración eucarística comenzó tras el mensaje del papa Benedicto XVI desde Roma que pudieron seguir mediante grandes pantallas instaladas en la plaza madrileña los asistentes.

Entre ellos había familias con hijos pequeños, abuelos y jóvenes llegados desde distintos países de Europa y de toda España para dar testimonio de su fe católica y de la necesidad de la familia, sobre todo en estos momentos de crisis, como han comentado a Efe algunos de los asistentes.

Jóvenes de Italia, Francia, Polonia, Portugal o Croacia asistieron a la Fiesta de la Familia portando banderas de sus países.

En su homilía, el cardenal Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Madrid, apeló a la familia tradicional como soporte fundamental para afrontar la actual crisis y a la fuerza de la fe cristiana para terminar con la “estremecedora tragedia del aborto”.

“Sólo la familia concebida y vivida en la plenitud de su verdad, como la enseña el lenguaje inequívoco e indestructible de la naturaleza humana, despeja el horizonte de la esperanza para el hombre y la sociedad de nuestro tiempo”, dijo.

El cardenal-arzobispo de Madrid señaló que 2012 ha sido un año “crítico y doloroso” y por ello ha dado gracias a Dios por las familias “enraizadas en la fe en Jesucristo”.

“Si no hay familia, no hay nada”, manifestó María, una opinión que comparte Esteban, que partió de madrugada de su casa en la provincia de Alicante (sureste) en autobús junto a su mujer y sus cuatro hijos, de entre 3 y 14 años, para poder llegar a la misa.

“La familia es un pilar para la sociedad, porque conforme está el tema de la crisis, el paro y los jóvenes, hay que apoyarse en ella, que al final es lo único que nos queda porque el Estado no puede dar más de sí”, insistió Esteban.

La misa fue concelebrada por numerosos obispos españoles y europeos, como los cardenales de Barcelona, Luis María Sistach; el arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, y el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Antonio Cañizares. EFE

Fotos EFE