En el 2012 fueron incautados más de 10 mil kilos de droga en la frontera

Archivo

La lucha contra el tráfico de sustancias sicotrópicas y estupefacientes por la frontera del Táchira, mantiene constantes acciones por parte de la Guardia Nacional Bolivariana -GNB-, quienes en este año 2012 sumaron esfuerzos conjuntos para lograr más de 10 mil kilos de drogas incautadas en los diferentes puntos de control desplegados en los municipios fronterizos Bolívar, Pedro María Ureña y Junín  del estado Táchira. diariodelosandes.com

Como parte de esta guerra en contra de los diferentes cárteles y grupos que se dedican al narcotráfico, el Destacamento de Fronteras Nº 11 de la GNB  se ha convertido en referencia a nivel nacional alcanzando aproximadamente el 25 por ciento del total incautado de estupefacientes en todo el territorio nacional.

Las incautaciones de todo el 2012 en los tres municipios fronterizos del Táchira, jurisdicción del Destacamento de Fronteras Nº 11, alcanzaron los 10 mil 367 kilos aproximadamente de drogas, superando aproximadamente en un 200 por ciento los procedimientos realizados durante el 2011, en el que alcanzó casi las 2 toneladas de drogas por este mismo comando fronterizo.

Para el Coronel Wilmer Alarcón Casanova, comandante del Destacamento de Fronteras Nº 11 de la GNB la lucha contra las drogas debe ir más allá de la represión como es lo usual, sino que debe profundizarse aún más en los centros educativos, en el sector social y político, a los fines de contrarrestar no solo las mafias que se dedican al tráfico sino a quienes consumen que son el objetivo de estos grupos al margen de la Ley.

Durante las últimas semanas de diciembre fueron registrados cuatro procedimientos de incautación de drogas, logrando la detención de cinco personas tras habérsele encontrado ocultos en el interior de los vehículos en los que se desplazaban una importante cantidad de sustancias ilícitas que sumaron  102,5 kilos, entre estos procedimientos se destacan dos de ellos, uno en donde un hombre pretendía pasar al interior de la entidad tachirense procedente de San Antonio y le fueron incautados en el punto de control de Peracal 14 kilos de cocaína líquida, y otro en el que una persona transportaba en el interior del filtro del motor de vehículo 500 gramos de súper marihuana o marihuana transgénica.

Alarcón Casanova destaca que estos resultados, los que calificó de históricos, en materia de incautación de estupefacientes, son producto del arduo trabajo que mantienen los hombres y mujeres acantonados en este Destacamento; así como también al apoyo de los canes antidrogas pertenecientes a la Unidad Canina los que realizan labores de revisión y por quienes se han logrado conseguir cargamentos importantes de sustancias ilícitas.

Dinero fácil

El afán de cientos de personas por conseguir dinero de manera “fácil”, como lo hacen ver quienes se dedican a reclutar a individuos con necesidades económicas a transportar en diferentes modalidades los diversos tipos de drogas, sin importar las consecuencias que muchos de ellos y han debido soportar , desde purgar largos años de condena en los centros penitenciarios del país y en el peor de los casos la muerte de quienes utilizan sus órganos para transportar los cargamentos de sicotrópicos, Esta práctica ilegal ha llevado durante este 2012 a 261 ciudadanos a ser procesados por tráfico de estupefacientes siendo 149 de ellos de nacionalidad venezolana y 112 extranjeros, todos ellos puestos a órdenes de la Fiscalía del Ministerio Público.

Como parte de las incautaciones quedan los vehículos que son utilizados para movilizar la droga hacia el centro del país, habiendo retenido 65 durante este año, los cuales fueron remitidos a los Tribunales correspondientes para su debido proceso y de allí pasen a formar parte del Servicio Nacional de Bienes Incautados perteneciente a la Oficina Nacional Antidrogas -ONA-.

Inventiva al máximo

Los grupos que se dedican al narcotráfico desde la frontera colombo-venezolana del Táchira, se mantienen en una constante búsqueda de las diferentes modalidades para ocultar las sustancias estupefacientes en los vehículos, mercancías, equipajes y otros tantos, siempre con el objetivo de burlar los controles que no solo ejerce la GNB sino los demás cuerpos de seguridad del país.

Es de conocimiento público que esta actividad ilícita genera ingresos altos a quienes tienen el control de los cargamentos de sustancias sicotrópicas, es por ello, que se encargan de implementar diversas modalidades para operar y lograr su objetivo de transportar la droga hasta los lugares de destino para posteriormente ser distribuida a través del micro tráfico.

En los numerosos puntos de control de la frontera tachirense se han logrado detectar cargamentos ocultos en doble fondo de plataformas de vehículos de carga, dentro de contenedores de químicos, encubiertos dentro de lotes de tejas y ladrillos, en las carrocerías de vehículos particulares a los que en su mayoría construyen compartimentos secretos en los que llevan ocultos los paquetes de sustancias, dentro de los tanques de combustible de los automotores, en doble fondo de maletas, en láminas, dentro de paquetes que pretenden ser enviados por encomiendas, entre muchos otros.

Cabe destacar que estos grupos ilegales, en vista de que las diferentes maneras de transporte y camuflaje de sustancias han sido detectadas por los cuerpos de seguridad, día a día ponen de manifiesto su ingenio para tratar de despistar a las autoridades fronterizas, utilizando en muchos casos las llamadas “mulas” que son personas que prestan su cuerpo o se comprometen a pasar determinadas cantidades de drogas a cambio de sumas de dinero, que en la mayor parte de los casos resultan mínimas para el riesgo que corren cometiendo este hecho ilícito.

Para los traficantes, ha quedado demostrado, no hay límites dentro de la inventiva para camuflar los cargamentos, pues han utilizado la droga en diferentes maneras como líquida, sintética que es la que va mezclada con plástico y es utilizada en maletas; en dediles que son tragados por “la mula” o adheridos al cuerpo en tobillos, abdomen y genitales; siendo el más utilizado los envoltorios en forma de panela.

Es curioso notar en los cargamentos de drogas incautados en la frontera, cada lote de panelas va con marcas o sellos que los diferencian, de lo que se presume es la forma en que los distribuidores utilizan para la entrega a los diversos carteles.

Balance

De acuerdo con la información emitida por la Oficina Nacional Antidrogas -ONA- al cierre del año, en la que el ministro para las Relaciones Interiores y Justicia, Néstor Reverol ofreció un balance sobre los logros obtenidos en materia de incautación de drogas durante el 2012 y la lucha contra el tráfico y consumo de narcóticos en el país, señalando que este año fueron incautados 45.084 kilos de diferentes tipos de drogas, superando la meta establecida para este año que está concluyendo.

Esta cantidad es producto de más de 7 mil 400 procedimientos, que dejaron casi 10 mil detenidos entre ciudadanos venezolanos y extranjeros, destacando que una tonelada de narcóticos del total incautado pretendía ser sacado del territorio nacional a través de servicios de encomiendas.

De igual manera, fueron inhabilitadas 36 pistas clandestinas que eran utilizadas para el transporte aéreo de sustancias ilícitas hacia diversos puntos del país, además de la destrucción de 24 laboratorios ubicados dentro del territorio nacional utilizados para el procesamiento de sustancias estupefacientes.

El ministro aseguró en la información que Venezuela incauta el cuatro por ciento de la cocaína a nivel mundial, logrando producto del trabajo de los cuerpos de seguridad la captura de 95 jefes de organizaciones narcotraficantes, desde el 2006 hasta el 2012.

Puntos estratégicos

Los puntos de control de la Guardia Nacional Bolivariana de El Tráiler y de El Vallado ubicados en la carretera que comunica a los municipios Pedro María Ureña y Ayacucho, son los que durante este 2012 han obtenido el mayor número de incautaciones en materia de drogas, siendo éste un eje carretero de gran importancia, por cuanto comunica a la frontera con el resto del occidente del país. De igual manera, tienen un papel preponderante las aduanas de San Antonio y Ureña y los puntos de control de Peracal y Las Dantas, en esta última habiéndose registrado un decomiso de narcóticos, procedimiento que hacía mucho tiempo no se presentaba en esta zona.