Wall Street cerró operaciones por 2012 con esperanza de salir del “precipicio fiscal”

Foto: Archivo

Wall Street cerró hoy un año globalmente positivo con subidas generalizadas en sus índices, aunque con incertidumbre pues tuvo que esperar al último día para que los políticos de Washington lograran avances hacia un posible acuerdo presupuestario que evite una nueva recesión.

El índice Dow Jones de Industriales (DJI), que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., cerró 2012 con una subida del 7,26 %, mientras que el selectivo S&P 500 subió un 13,41 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq se disparó un 15,91 %.

El cierre de hoy supone el cuarto aumento anual consecutivo, y el sexto en los últimos siete años. El DJI ha subido un 49,31 % acumulado durante los últimos cuatro ejercicios (2009-2012).

A pesar de ello, el Dow Jones cerró hoy el peor cuarto trimestre desde 2008, ya que perdió el 2,48 % en este período, marcado por la incertidumbre acerca de si los políticos de Washington podrían cerrar un pacto presupuestario antes del final de año.

Con el nuevo año está prevista la entrada en vigor de aumentos automáticos de impuestos y recortes, también automáticos, del gasto público, con un alcance combinado capaz de sumir a EE.UU. en una nueva recesión, según los analistas.

Por ello era imperativo que demócratas y republicanos en la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso cerraran un acuerdo hoy y los indicios apuntan a que el acuerdo está muy encarrilado, aunque todavía deberá ser votado por el Senado y la Cámara de Representantes.

Sin embargo, la Cámara de Representantes no votará el compromiso para un pacto fiscal antes de la medianoche de hoy.

Pero las negociaciones continúan en el Senado para impedir que entren en vigor, a partir del miércoles, primer día laborable del año, las subidas de impuestos y recortes del gasto público, por lo que podría haber una aprobación de última hora este martes.

Uno de los principales acontecimientos de los mercados neoyorquinos durante 2012 fue la salida a bolsa de la red social Facebook, la más importante en muchos años, pero que también fue muy discutida por la cifra en que salió al mercado y la forma en que se hizo.

Facebook comenzó a cotizar en el Nasdaq el 18 de mayo a 38 dólares por acción y en lo que va de año ha perdido casi el 30 % de su valor.

También acaparó mucha atención el gigante tecnológico Apple, que cierra el año como la empresa cotizada en bolsa de mayor capitalización del mundo.

Apple logró un nuevo hito al superar el 19 de septiembre los 700 dólares por acción, y si bien desde entonces ha caído un 24,3 %, no deja de ser cierto que desde el inicio del año ha subido un 31,4 % impulsada por los nuevos productos lanzados este año, como la última generación de su teléfono inteligente iPhone 5 o su tableta de pequeño tamaño mini iPad.

Junto con Apple, la subida de empresas tecnológicas como Yahoo!, que ha subido este año un 23,37 %, explica en buena parte que la subida anual del Nasdaq sea la mayor entre los índices neoyorquinos.

Los mercados neoyorquinos tuvieron un primer trimestre muy bueno, pero se desplomaron en mayo ante los continuos problemas financieros en Europa y las crecientes dudas de la recuperación estadounidense.

La recuperación que comenzó en junio se mantuvo hasta mediados de octubre y la reelección del presidente de EE.UU., Barack Obama, marcó una auténtica montaña rusa en los índices ante el temor a que los dos grandes partidos del país no lograran cerrar un pacto que evite el “abismo fiscal”.

En otros mercados, el petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró el año a 91,82 dólares por barril, un 7,1 % menos que al inicio del año, afectado por las dudas sobre la solidez de la recuperación económica estadounidense.

El oro, considerado un valor refugio clásico, cerró 2012 a 1,675,8 dólares la onza, casi un 7 % más que hace al final de 2011, y acumula ya el decimosegundo año consecutivo de subidas.

Sin embargo, el oro llegó a superar los 1.700 dólares por onza en febrero y cierra el año en su nivel más bajo en casi cuatro meses.

EFE