Las 10 frases PROHIBIDAS

Publicado en: Curiosidades, Titulares

Hay una serie de palabras o frases que por tu bien es mejor omitir, pues sólo serán un obstáculo para que puedas conseguir aquellas cosas que quieres ya sea en tu vida laborar como personal.

Contexto.com.ar

1. Cuando. “Cuando llegue el verano, pediré un aumento”, “cuando termine mi curso, iniciaré mi propio negocio”, seguro que has dicho esto unas cuantas veces o lo has escuchado de boca de otras personas.

“Cuando” parece ser una palabra muy inofensiva; sin embargo, quienes la utilizan demasiado reflejan a los demás que no tienen muchas ganas de hacer las cosas y que prefieren aplazar todos sus planes o aspiraciones para otro momento, lo cual hace que esa persona se vea como poco firme y carente de decisión.

2. Me parece. Es muy común que cuando a alguien se le pide dé su opinión sobre algo, para expresarla empiece diciendo “me parece”, una muletilla que prácticamente todos tenemos muy arraigada y que en realidad es nada útil, ya que aunque no lo parezca, estarás haciendo menos el trabajo o esfuerzo hecho por la otra persona y todo indica que lo que buscas es imponer tu voluntad, sin tomar en cuenta a los demás.

3. Algún día. Quizá no encuentres que haya algo de malo en esta frase que pronunciamos muy seguido, pero es muy similar al cuando, pues sólo denota tus ánimos de seguir aplazando eso que tanto quieres hacer.

El “algún día” es como un alivio para las personas que tienen un presente algo incierto y que confían que su situación mejorará en el futuro, panorama que realmente no va a cambiar si no trabajas desde ahora porque así sea.

4. No tiene importancia. Por lo regular decimos esto cuando alguien ha cometido un error y quizá, para no hacerle sentir mal, lo primero que se nos ocurre es minimizar su fallo utilizando dicha frase. Lo mejor será que de forma clara y sutil, sin enojos, le hagas ver en qué se equivocó esa persona, para que procure no repetir la acción, en vez de pasarla por alto.

5. Fuerza de voluntad. En determinadas circunstancias pareciera ser el remedio perfecto para salir de ese atoramiento que tanto nos trae de cabeza; sin embargo, la fuerza de voluntad no es algo innato del ser humano, por lo que en vez de pronunciar a cada rato dicha frase, lo mejor es actuar para salir de un problema o mejorar su entorno.

6. Creo que. El resultado es muy parecido a cuando decimos “me parece”. El “creo que” resulta ser un juicio altamente subjetivo, que puede llegar a molestar a los demás, ya que podría significar que aquello que dices es la única y absoluta verdad, descartando lo que piensen o digan los demás.

7. Quieres, deseas, esperas. No está mal querer o desear algo con todas tus ganas, el problema está precisamente en el esperar, pues por obra divina las cosas no llegarán a tus manos. En el actuar está la clave; arriésgate y ve por eso que tanto anhelas.

8. No es suficientemente bueno. Toda frase que contenga un no, automáticamente pierde el sentido positivo, por lo que hay que evitarlas a toda costa. Si estás a cargo de un grupo, está muy bien que les pidas que den lo mejor de sí, aunque no te olvides de que existen límites.

Aplica igual para cuando una persona hace una autocrítica de su desempeño en determinada labor; recuerda que nada es perfecto, atrévete a hacer todo lo que quieras, pues otros podrías valorar adecuadamente tu esfuerzo.

9. No tengo tiempo. Es la excusa preferida de toda persona, lo cual es sinónimo de dos cosas, que poco le importan los demás o lo que hace, o bien, que es un tanto desorganizada.

Si planearas bien tu día, seguramente que tendrías entre 20 minutos y dos horas de tiempo libre que podrías aprovechar para realizar otras actividades que te ayudarán a crecer y mejorar en lo profesional y también en lo personal.

10. No es el momento adecuado. Si tienes algún plan en mente, es muy probable que no encuentres ni el día, ni la hora adecuada para ponerlo en marcha. Si te sientas a esperar ese momento, te auguramos que es muy probable que no llegues a hacerlo.

Es cierto que por determinados factores, ya sean económicos o personales, existan momentos poco adecuados para hacer las cosas, el problema es que no sabes a ciencia cierta cuánto durarán. Así que lo recomendable es que adoptes una mentalidad positiva y trabaja para que puedas echar a andar todo en el instante menos malo.

Comments are closed.