Conozca los detalles del “Pacto de La Habana”

Publicado en: Destacados, Nacionales, Patillazos

Ya son tres las reuniones en menos de dos semanas en las que coincidió el alto mando chavista con el dúo Raúl Castro, presidente de Cuba  y Ramiro Valdés, vicepresidente de la nación antillana. El alto mando chavista estaría integrado por Nicolás Maduro, Vicepresidente Ejecutivo y designado como candidato a la presidencia de Venezuela por Hugo Chávez en caso de que éste no pudiese tomar posesión de su cuarto mandato;  Adán Chávez, hermano mayor de Hugo Chávez y gobernador del Estado Barinas; Diosdado Cabello, actual presidente de la Asamblea Nacional y vicepresidente primero del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv); Jorge Arreaza, yerno de Hugo Chávez y Ministro de Ciencias y Tecnología y Cilia Flores, Procuradora General de la Nación y miembro de la directiva nacional del Psuv.

Por iniciativa de Raúl Castro, y para “garantizar la sucesión a Hugo Chávez en paz y sin traiciones”, según el deseo del propio Hugo Chávez, en la ciudad de La Habana, Cuba, el alto mando chavista aceptó el tutelaje de Raúl Castro y de Ramiro Valdés en el llamado “Pacto de La Habana” en el cual se acepta que Hugo Chávez no asumiría la presidencia de La República, por lo que el 10 de enero de 2013 se declararía su “ausencia temporal” por causa sobrevenida para su nuevo mandato y la presidencia provisional de Venezuela la asumiría Diosdado Cabello, en su condición de nuevo presidente de la Asamblea Nacional elegido con la mayoría de votos consensuados del Psuv el 5 de enero de 2013. Al asumir la presidencia temporal de La República, la presidencia de la Asamblea Nacional recaería en la persona de la Primera Vicepresidenta Blanca Eéckhout.

El compromiso se extiende con la formación de un politburó de gobierno, en donde Nicolás Maduro sería nombrado Vicepresidente Ejecutivo en el nuevo gobierno provisional de Diosdado Cabello, si éste no se dedica desde ahora a su campaña electoral. Serían también miembros del Politburó los gobernadores de los estados Barinas, Adán Chávez, Trujillo, Gral Henry Rangel Silva; y estado Aragua, Tareck El Aissami, quienes serían la última instancia de gobierno, junto al presidente provisional y el tutelaje cubano de Castro y Valdés en la toma de decisiones del Ejecutivo Nacional y en el control interno de la estructura del Psuv. En política exterior, la prioridad será conservar y ampliar los pactos con China y Rusia, más la entrada al Mercosur, donde Brasil ejerce un indiscutible liderazgo.

Según el devenir de la salud de Hugo Chávez, la temporalidad de la presidencia de Diosdado Cabello, de un trimestre, podría ser prorrogada por tres meses más. En ese lapso de producirse la ausencia absoluta de Hugo Chávez a la presidencia, se convocaría a unas nuevas elecciones presidenciales con Nicolás Maduro como candidato del Psuv.

En La Habana han manejado la tesis de la “continuidad del actual gobierno”, defendida por la presidenta del TSJ Luisa Estela Morales, que insiste que la reelección de Hugo Chávez es la ratificación por 6 años más de su actual gobierno. Esta tesis no termina de imponerse por la precario de su base legal. En caso de prosperar, Nicolás Maduro continuaría como Vicepresidente con los mismos poderes delegados por Hugo Chávez en el decreto de fecha 9 de diciembre de 2012.

Las recientes declaraciones de Dilma Rousseff sobre la necesidad de observar una sucesión apegada a la Constitución Nacional le ha restado soporte a esta tesis, que en un principio era la preferida del dúo Castro-Valdés.

¿Cuál será el futuro de Diosdado Cabello después de ejercer la presidencia provisional de La República? Quizás en la Asamblea Nacional lo esperen con un serrucho.

Las próximas horas son decisivas en la forma final que tomará el “Pacto de La Habana”. En todo caso, este pacto fue celosamente delineado por el propio Hugo Chávez cuando decidió competir enfermo por la presidencia de Venezuela.  (LP)

 

 

 

 

 

 

, ,

Comments are closed.