Este es el italiano que mata personalidades en internet

Publicado en: Curiosidades, Titulares

La última víctima de este italiano, que ronda los cuarenta años y dice ser profesor de Literatura en Roma, es la autora de la saga de Harry Potter, la escritora J. K. Rowling.

Tommasso Debenedetti creó, la semana pasada, una falsa cuenta de Twitter utilizando el nombre del maestro del espionaje John Le Carré. “Cuando vi que la seguían 2.500 personas, incluidos periodistas de grandes títulos ingleses, estadounidenses o alemanes, decidí hacer que John Le Carré dijera que J. K. Rowling había muerto en un accidente”, explicó a la AFP.

Según Debenedetti, el mensaje fue reenviado centenares de veces y una televisión chilena se hizo eco de la falsa noticia. Su objetivo era “mostrar que Twitter se convirtió en una agencia de prensa… y la menos fiable del mundo”, explicó.

“Desgraciadamente, el periodismo funciona sobre la velocidad. Una falsa información se difunde exponencialmente y cuando, por ejemplo, un periodista del New York Times reenvía un mensaje de twitter, le da una credibilidad incluso aunque no la publique. Al final de cuentas, todo el mundo olvida la fuente original”, argumenta.

Para Debenedetti, la muerte ficticia de la escritora no se trató de un ensayo. Con sus mensajes de 140 caracteres, decenas de personalidades “murieron prematuramente”, según la expresión de Mark Twain, ya que, dice, “tuitear funciona muy bien con la muerte”.

El hombre se ufana de haber obligado al vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, a desmentir la muerte del Papa luego de un mensaje en Twitter atribuido al cardenal Tarcisio Bertone, número dos de la Santa Sede. O también de haber hecho que los precios del petróleo se disparasen tras anunciar la muerte del presidente sirio Bashar Al Asad o incluso de haber provocado la actualización de la página Wikipedia dedicada a Gorbatchov con la fecha de su fallecimiento.

¿Estos “juegos”, estas “bromas” como las llama, no provocan un serio perjuicio a las víctimas? “Sólo lo hago con personalidades de primer orden, que tienen todos los medios necesarios para desmentir rápido. Nunca anunciaría la muerte de un escritor de segundo orden o la de mi vecina”, se defiende.

Y además, Debenedetti afirma que siempre se saca la careta y que desmiente la falsa información dentro de la hora que sigue al primer mensaje. “No quiero que vaya más allá de la burbuja mediática. No soy un estafador”, insiste, aunque tenga en su haber varias páginas falsas en Facebook con nombres como Umberto Eco o Mario Vargas Llosa, a quien le atribuyó declaraciones inverosímiles.

“Quiero demostrar la fragilidad de los medios sociales, en donde cualquiera puede ser cualquiera. Es un peligro enorme que quiero denunciar”, insistió e invitó a los periodistas a ser “más prudentes, a proceder a todas las verificaciones necesarias, sobre todo en los pequeños medios, las pequeñas radios o las páginas de internet que caen fácilmente en la trampa”.

AFP

Comments are closed.