Gobierno chino dice que seguirá controlando los medios y prohibió protestas

Manifestantes piden libertad de expresión en Canton, el 8 de enero (Foto Reuters)

Las primeras huelgas de periodistas chinos contra la censura en décadas han topado con una respuesta contundente del Partido Comunista de China (PCCh), que reiteró hoy que seguirá controlando a los medios y prohibió nuevas protestas.
En un comunicado dirigido a los altos cargos del Partido y a los responsables de los medios de comunicación de todo el país, el Departamento de Propaganda del PCCh señaló hoy que el Gobierno chino “aún tiene el control absoluto” sobre los medios y que este principio es “inquebrantable”.

Con ello responde al conflicto que estalló en Cantón entre los periodistas del semanario “Southern Weekly” (“Nanfang Zhoumo”) y las autoridades provinciales, después de que los primeros protestaran por la censura que el jefe provincial de propaganda, Tuo Zhen, aplicó en la primera edición de 2013 de esa publicación.

Los periodistas del rotativo, conocido por su periodismo de investigación y su línea editorial liberal, decidieron ayer iniciar una huelga contra los cambios y omisiones de sus artículos, un hecho inédito en un periódico de tal importancia en el gigante asiático.

Ayer más de 300 personas se concentraron ante la sede del rotativo, la mayoría de ellos jóvenes, mostrando pancartas como “El pueblo chino quiere libertad” o “Juntos, persigamos nuestros sueños, fuerza Nanfang Zhoumo” y dejando crisantemos amarillos (flor de luto en la cultura oriental) ante la puerta del edificio.

En referencia a esta manifestación, la misiva enviada hoy señaló que “son varias fuerzas extranjeras hostiles las que han intervenido en las protestas” y reiteró que Tuo, ex vicepresidente de la agencia oficial Xinhua, “no tiene nada que ver con los incidentes”.

El comunicado prohíbe además que los periodistas y editores muestren apoyo públicamente a la causa del “Southern Weekly” y ordena a los medios de comunicación de todo el país que publiquen un editorial reproducido ayer en el periódico “Global Times”, vinculado al PCCh, en el que se apunta que el gigante asiático “no tiene la infraestructura social para apoyar la prensa libre”.

“Debido a la realidad social y política de China, la libertad de prensa que reclaman estas personas -en referencia a los periodistas del diario cantonés-, simplemente no existe”, señaló el editorial.

El artículo también acusa a varios internautas de fingir ser periodistas del “Southern Weekly” para “difundir información falsa y dividir el país” y los vincula al activista pro derechos humanos Chen Guangcheng, residente en EEUU después de que en 2012 escapara de su arresto domiciliario y se refugiara en la embajada norteamericana.

“La reforma de los medios de comunicación es solamente una parte de las grandes reformas, pero nunca se convertirá en un área especial de la política china”, subrayó el editorial.

Este clamor a favor de la libertad de expresión ha dejado en los últimos días miles de comentarios de apoyo en las redes sociales, que desde hoy el aparato censor del Gobierno ha empezado a bloquear, hasta el punto de que palabras en mandarín como “sur” (“nan” en mandarín) no pueden usarse en los buscadores.

“La realidad de este país suele ser escondida. Sea como sea, el ‘Southern Weekly’ no tiene culpa de nada y merece todo nuestro apoyo”, decía uno de los mensajes.

Las protestas de los periodistas del rotativo cantonés ya han traspasado las fronteras de la República Popular, y así la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Victoria Nuland, advirtió ayer que la censura en los medios de comunicación chinos “no es compatible con las aspiraciones del gigante asiático de construir una sociedad y economía modernas”.

Desde Pekín, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, respondió al respecto que “China se opone a que cualquier nación interfiera en los asuntos internos del país”.

La atención que se ha prestado a la protesta y el hecho de que la Policía permitiera la manifestación de ayer subraya la posición única que tiene la provincia de Cantón en el gigante asiático, la parte más rica y liberal del país, y vecina a Hong Kong, donde existe una prensa más crítica e independiente.

El conflicto sin precedentes supone un reto para el nuevo máximo líder comunista en Cantón, Hu Chunhua, “el pequeño Hu”, quien según los analistas aspira a ser uno de los máximos líderes del país en 10 años. EFE