Alfredo Romero: Interpretación del TSJ es aberrante

Alfredo Romero, presidente de Foro Penal Venezolano y miembro del  frente nacional de abogados, indicó que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia con la medida anunciada de continuidad administrativa, ante la ausencia del Presidente Chávez, deja más enredado al pueblo y con mayores ambigüedades de las que existían, dada la “aberración jurídica” cometida.

Romero indicó que ante esta situación, más que nunca se hace necesario pedir al unísono la fe de vida del Presidente de la República,pues a estas alturas cuando el 10 de enero se acaba el periodo constitucional para dar paso a otro periódo los venezolanos tienen aún más  incertidumbre  de no conocer la situación real de salud del primer mandatario nacional, violentándose además la constitución y el estado de derecho de todo un país.

“Los venezolanos debemos exigir que se respeten las instituciones y que se tomen medidas jurídicas y no políticas de acuerdo a la situación acomodaticia de un Gobierno, como ha ocurrido hoy en el país, lo cual es muy lamentable porque quedamos a la deriva, bajo la usurpación de autoridad, porque el TSJ no dictamina en esta decisión cuándo, dónde ni cómo se dará la toma de posesión, haciendo todo un juego de interpretación que de ningún modo está avalado por la constitución nacional”, apuntó Romero.

“Insistimos que este 10 de enero se toma el poder bajo esta medida que no está contemplada en la constitución” e incluso hace un llamado de reflexión al propio Gobierno, quien hasta los momentos se ha negado a reconocer y admitir que existe una falta temporal del Presidente Chávez, lo cual llevaría nombrar una junta médica que también fue dejado a un lado por decisión de la sala constitucional del TSJ.

Por su parte Yvette Lugo, presidenta del Colegio de abogados de Caracas, fue enfática al señalar que esta medida es una violación descarada a la constitución, por lo que hizo un llamado a todos los abogados de la república a hacer respetar y defender los principios del derecho por el cual se rigen, pues una vez más se engaña al pueblo de Venezuela.

“Con esta medida queda demostrado una vez más, que en el país no existe independencia de poderes pues están todos subordinados al ejecutivo nacional, por lo  que se hace imprescindible en este momento que atraviesa Venezuela que se dé una fe de vida,  además de la designación de una junta médica confiable según lo dispone el artículo 233 de la carta magna”, argumentó Lugo.

Asimismo en rueda de prensa advirtieron a los jefes de estado de otras naciones, que en vez de manifestar su solidaridad con el régimen lo hagan con la nación venezolana, que en estos momentos se encuentra en estado de indefensión total por carecer de institucionalidad democrática, en especial de un Poder judicial autónomo e independiente.