El gobierno lanza el nuevo mandato de Chávez, sin Chávez

(Foto Afp)

Con Hugo Chávez enfermo en Cuba desde hace un mes, el gobierno venezolano inaugura su tercer mandato presidencial con una gran concentración popular en presencia de mandatarios latinoamericanos, en el día en que debía tomar posesión ante la Asamblea Nacional, reseña Afp.

La ceremonia transcurrirá en un ambiente distendido después de que fuese resuelta una agria controversia constitucional, al fallar el Supremo Tribunal de Justicia (TSJ) que Chávez no debe ser sustituido y que su gobierno continúa en funciones, lo que fue aceptado por el líder de la oposición, Henrique Capriles.

“Es un día histórico, porque se inicia el mandato del presidente Chávez 2013-2019″, afirmó el vicepresidente Nicolás Maduro al convocar al pueblo venezolano a concentrarse este jueves ante el palacio de Miraflores, sede del gobireno, en presencia de los presidentes de Bolivia Evo Morales, Uruguay José Mujica y Nicaragua Daniel Ortega.

Tras la decisión del TSJ, Maduro seguirá ejerciendo la presidencia con los poderes limitados que le transfirió hace un mes Chávez, quien lo designó entonces como su heredero político.

Por televisión, prensa escrita o Twitter, el oficialismo llamó a sus seguidores a concentrarse en masa frente al palacio de Miraflores, sede del ejecutivo, donde según el presidente de la Asamblea Nacional y número dos del gobernante PSUV, Diosdado Cabello, “el pueblo será investido como Presidente”.

“#Yoestoyconchavez por eso arreglandome para irme #pamiraflores … Viiiiivaaaaa @chavezcandanga”, escribió @nesti23 en Twitter.

Chávez cuenta con un permiso ilimitado de la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, para ausentarse del país “todo el tiempo que necesite para atender su enfermedad”. Y el TSJ rechazó que hubiese que declarar la “falta temporal” del presidente – como reclamaba la oposición -, que después de seis meses de ausencia conduciría a nuevas elecciones.

Capriles aceptó el fallo “vinculante” del TSJ, pese a tacharlo de una “respuesta a un interés político”, y emplazó a Maduro “a asumir la responsabilidad del cargo que ocupa y gobernar”, tras indicar que el ejecutivo está “paralizado”.

Gobernador reelecto en diciembre del populoso estado Miranda (norte) y que el 7 de octubre perdió las elecciones frente al presidente por 11 puntos de porcentaje, descartó convocar este jueves a la oposición a una manifestación paralela.

“No estamos aquí buscando ninguna confrontación ni poniendo a venezolanos a pelear unos con otros”, dijo Capriles, y agregó que su “objetivo superior es tener un mejor país”.

Con un “¡Hasta la vida siempre!”, el mandatario se despidió hace un mes de los venezolanos al partir a Cuba para operarse por cuarta vez contra un cáncer. Desde entonces, Chávez, que durante 14 años de gobierno tuvo una presencia casi diaria en las pantallas de televisión, no ha sido visto ni escuchado por sus compatriotas.

Su estado es “estacionario”, luego de sufrir una insuficiencia respiratoria provocada por una “severa infección pulmonar”, según el último parte divulgado el lunes por el gobierno.

Maduro, que calificó el fallo del TSJ de “veraz, apegado a las leyes de la República”, indicó que conversó telefónicamente con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que no participará en el acto ante Mirafloers.

Según Maduro, Rousseff ratificó “toda su confianza en el desarrollo de la democracia venezolana”, tras conocer la sentencia del STJ.

“Estamos muy contentos” por la decisión del Tribunal “que le lleva paz, tranquilidad y sosiego a todo el pueblo de Venezuela”, se felicitó por su parte el jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, Wilmer Barrientos.

Por Anna Pellegrí/ Afp