Captan estrellas exóticas en un cúmulo

El telescopio Vista ha captado una nueva imagen del cúmulo globular 47 Tucanae, con millones de estrellas, muchas de ellas en su núcleo muy exóticas y con propiedades inusuales, informó el Observatorio Austral Europeo (ESO) desde su sede central de Garching, en el sur de Alemania.

Este enorme y anciano cúmulo, conocido también como NGC 104, se encuentra a unos 15.000 años luz de la Tierra, en la constelación austral de Tucana (El Tucan), y orbita la Vía Láctea.

A pesar de la distancia, es perceptible a simple vista y parece tan grande como la Luna llena, pues su tamaño es de unos 120 años luz.

Es uno de los cúmulos globulares más brillantes y masivos de los que se conocen y de los 150 que orbitan nuestra galaxia, es el segundo de mayor masa tras Omega Centauri (eso0844).

Entre el revoltijo de millones de estrellas de su núcleo se encuentran muchos sistemas extraños e intrigantes.

Así, alberga fuentes de rayos X, estrellas variables, estrellas vampiro, estrellas rezagadas azules que brillan de un modo inesperadamente “normal” (eso1243) y diminutos objetos conocidos como púlsares de milisegundo, pequeñas estrellas muertas que giran a una velocidad increíble.

En esta imagen infrarroja de gran precisión captada por el telescopio Vista, ubicado en el observatorio de Cerro Paranal, en Chile, se identifican además con facilidad y diseminadas en la instantánea gigantes rojas, estrellas que han agotado el combustible de sus núcleos y que han hinchado su tamaño.

Las gigantes rojas resplandecen en un profundo ámbar en contraste con el brillante fondo de estrellas amarillas y blancas.

El núcleo compacto y denso contrasta con las regiones exteriores del cúmulo, más dispersas, y al fondo pueden verse numerosas estrellas de la Pequeña Nube de Magallanes (eso1008).

Los cúmulos globulares son enormes nubes esféricas de estrellas viejas unidas por la gravedad, que giran alrededor de los núcleos de las galaxias como satélites que orbitan la Tierra.

Estos grupos de estrellas contienen muy poco gas y polvo y se cree que la mayor parte ha sido expulsado del cúmulo por vientos y explosiones de las estrellas que contiene o que ha sido arrancado por el gas interestelar que ha podido interaccionar con el cúmulo.

Cualquier material remanente se fusionó para formar estrellas miles de millones de años atrás. EFE