Fundador de Skype recorre el mundo para hallar próximo éxito tecnológico

Niklas Zennstrom, cofundador del servicio de telefonía por Internet Skype, cree que es tan probable que el próximo gran negocio tecnológico surja en Estambul como en Sao Paulo o Sillicon Valley, o los distritos más modernos de Londres.

Y él está preparado para volar por todo el mundo para encontrarlo.

“El talento puede aparecer en cualquier parte del mundo”, dijo el emprendedor y capitalista aventurero sueco en las oficinas de su fondo, Atomico, ubicadas en la calle New Bond Street en el centro de Londres.

Zennstrom, quien aun tiene algo de acento sueco a pesar de que estuvo años recorriendo el mundo, busca emprendimientos listos para pasar al próximo nivel en nuevos mercados y tiene la experiencia como para ayudarlos, ganada con la expansión del Skype a un servicio usado por millones en el planeta.

Skype fue vendida a eBay Inc por unos 3.000 millones de dólares antes de ser recomprada por un consorcio liderado por Zennstrom en 2009 y de que dos años después fuera vendida a Microsoft Corp por 8.500 millones de dólares, convirtiéndolo en multimillonario.

“Si uno tiene un producto que funciona, es importante escalar el negocio tan rápido como sea posible”, dijo Zennstrom, que fue nombrado en el 2006 por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes.

“Como emprendedores, uno normalmente podría no tener esa experiencia ¿Cómo funciona Asia? ¿Europa? ¿Latinoamérica”, sostuvo.

Atomico, fundada por Zennstrom en 2006, ha invertido en empresas del norte europeo como Rovio, con sede en Finlandia, que desarrolla el Angry Birds, y Hailo, un emprendimiento ubicado en Londres que ha desarrollado una aplicación que conecta a los pasajeros con los conductores de taxis y hasta ahora ha recaudado 20 millones de dólares.

También lideró en julio una ronda de financiamiento de 105 millones de dólares para el minorista estadounidense online Fab.

Su fondo de inversión, que tiene una oficina en Londres cuya recepción tiene simples muebles de diseño y piezas de arte moderno, ha abierto oficinas en Turquía y Brasil, mercados emergentes con crecientes clases medias ansiosas por comprar online y comprar servicios de Internet.

Zennstrom quiere hacer que esos mercados sean una parte grande de la cartera de Atomico en el futuro.

En el 2011, la firma respaldó a minoristas brasileños online como el proveedor de autopartes Connect Parts y anunció una inversión de 16 millones de dólares en una agencia de viajes rusa por Internet en octubre.

Atomico no necesariamente apunta al último dispositivo o tendencia de Internet, sino más bien a negocios inteligentes con líderes talentosos que puedan aprovechar el crecimiento en sectores nacientes como el comercio electrónico.

Y Zennstrom, de voz suave y vestido con una camiseta y una chaqueta negra, cree que la expansión de los mercados emergentes alimenta un nuevo tipo de optimismo y ambición.

En Turquía y Brasil, dice, “hay un espíritu mucho más emprendedor que en el sur de Europa, donde hay una mentalidad deprimida”.

Por Lorraine Turner y Paul Sandle