Italia conmemora el primer aniversario del naufragio del Costa Concordia

AP

La isla italiana del Giglio conmemora mañana el primer aniversario del naufragio frente a sus costas del crucero Costa Concordia, una tragedia que dejó un balance de 30 muertos y 2 desaparecidos y tras la que, aún hoy, los restos del barco siguen encallados en el mismo lugar.

Varios son los actos conmemorativos que se celebrarán este domingo en el Giglio, entre ellos una misa por las víctimas, hasta las 21.45 hora local (20.45 GMT), hora exacta en la que el crucero encalló el 13 de enero de 2012 y en la que se guardará un minuto de silencio, tras lo que sonarán las sirenas de los barcos del puerto de la isla y se lanzarán faroles encendidos al mar.

Los actos conmemorativos se sucederán también en otros lugares del mundo, como Yakarta o Bali, pues la propietaria del barco, la naviera Costa Cruceros, ha organizado ceremonias religiosas de todo tipo en los teatros de los buques de su flota.

La conmemoración de la tragedia en honor de los fallecidos no está exenta de polémica debido a una carta de la naviera en la que “invita” a los más de 4.000 pasajeros supervivientes que no tenían familiares entre las víctimas a no viajar a la pequeña isla italiana para respetar la intimidad de las familias que sí los tenían y evitar problemas de espacio.

Y esa no es la única, pues el bufete de abogados estadounidense John Arthur Eaves, que representa a algunos de los pasajeros, ha denunciado que la compañía Carnival, que controla Costa Cruceros, sostiene que las lesiones que sufrieron algunos turistas fueron responsabilidad de ellos mismos por sus “comportamientos negligentes”, para evitar así posibles indemnizaciones.

Un año después del naufragio del barco, la principal preocupación para los habitantes del Giglio sigue siendo la presencia aún del casco del Costa Concordia frente a la costa, lo que en un primer momento sirvió para llamar la atención de turistas curiosos, pero que supone una amenaza medioambiental y estética.

Las autoridades italianas anunciaron este martes que los restos del crucero serán retirados en septiembre, pero en una entrevista que publica hoy el diario “La Stampa”, el director general de Costa Cruceros en Italia, Gianni Onorato, expresa su convencimiento de que el reflote de la nave, de 112.000 toneladas, será antes de agosto.

Este 2013 será el año en el que previsiblemente comenzará el juicio por el naufragio del Costa Concordia, después de que la Fiscalía de Grosseto acelerara sus investigaciones en los últimos meses para cerrarlas antes del pasado 31 de diciembre.

A finales de este mes, como máximo en febrero, se espera que los fiscales formalicen su solicitud de juicio para algunos o los doce investigados, entre ellos el capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, en libertad vigilada desde el 5 de julio.

Después de esa solicitud, se fijará la audiencia preliminar, que servirá para dirimir quién de entre los investigados, entre los que hay también responsables de Costa Cruceros, tendrá que afrontar un juicio que se prevé que comience tras el verano.

A ese juicio, al que puede ser llamada como testigo la joven moldava Domnica Cemortan que acompañaba al capitán la noche del naufragio, Schettino podría acudir por delitos de homicidio múltiple culposo y abandono del barco, acusaciones por las que se le ha investigado y a las que puede añadirse la de daño medioambiental.

Más allá del comportamiento del capitán en el momento del desalojo del barco, cuestionado casi de modo unánime, en el proceso se abordará como clave el hecho de si Schettino aproximó demasiado el crucero a la costa en esa maniobra de “saludo” a los habitantes de la isla. EFE