Horas de espera por un boleto hacia tierra firme

(foto elsoldemargarita.com.ve)

Entre la molestia de estar en una cola por más de seis horas, afuera de una naviera, algunos turistas catalogaron su visita a la isla de Margarita como desastrosa. La falta de boletos y la mala atención marcaron la despedida de quienes se aventuraron a viajar a Nueva Esparta sin un pasaje de regreso a tierra firme. elsoldemargarita.com.ve

Afuera de la oficina de Conferry, en Punta de Piedras, hubo quien se acomodó arriba de la maleta para hacer la espera un poco más cómoda y quienes, como Orlando Murillo, turista del Zulia, estuvieron poco más de seis horas parados mientras el escaso personal de la estatal de transporte marítimo vendía los boletos.

Murillo aseguró que el día de ayer transcurrió entre espera y mentiras. A las nueve de la mañana les informaron que habilitarían un ferry que zarparía a las dos de la tarde y para el mediodía les dijeron que el navío saldría a las 10 de la noche.

El panorama en Naviarca era similar. Turistas, en su mayoría brasileros, intentaron romper la barrera del idioma para conseguir boletos. Elinete Muniz, de Manaos, explicó que junto con otras cinco familias estaban desde el viernes en la noche en la búsqueda de pasajes para llegar a Cumaná o Puerto La Cruz.

Para quienes consideraron que el salir de la Isla en avión era más sencillo, se encontraron que pagando 500 o 1.000 bolívares por una “ayudaíta” para conseguirían el boleto.

Oris Musset, sentada en el suelo del aeropuerto internacional “Santiago Mariño”, relató que conseguir un pasaje era un imposible; a su juicio, la única forma de conseguir un pasaje era acceder a la corrupción y pagar por el cupo.