Policía dispara a sospechoso armado en complejo de cines en EEUU

La Policía le disparó a un sospechoso armado mientras blandía un arma de fuego en una sala de cine de la ciudad estadounidense de San Diego (California, oeste), donde se había refugiado para evadir su arresto, dijo un portavoz del organismo el domingo.

Blandiendo un arma de fuego, el joven de 20 años de edad huyó tras presuntamente atacar a su novia en el estacionamiento de un centro comercial californiano el sábado, y fue localizado finalmente en un complejo de cines cercano.

Los espectadores fueron evacuados de una serie de salas de proyección mientras los agentes registraban el edificio, hasta que uno le encontró sentado con otros clientes mirando el musical “Les Miserables”, dijo el informe policial.

“Mientras el oficial se acercaba al sospechoso, le dio órdenes verbales para determinar si estaba armado”, dijo el portavoz del Departamento de Policía de San Diego, Ernie Herbert.

“El sospechoso inicialmente cumplió levantando sus manos vacías, pero luego las bajó rápidamente hacia su regazo. El sospechoso levantó un arma de fuego y se volvió hacia el oficial”, acotó Herbert.

“El oficial le disparó al sospechoso y el sospechoso fue puesto bajo custodia”, dijo Herbert, para agregar que los asistentes de las otras películas pudieron salir con seguridad del complejo.

El sospechoso recibió un disparo en el brazo y otro en el pecho, tras lo cual fue enviado al hospital y posteriormente a la cárcel del condado de San Diego para afrontar cargos hasta ahora no especificados, dijo Herbert.

La semana pasada, un juez de Colorado (oeste) resolvió que James Holmes, de 25 años de edad, sea juzgado por la masacre cometida durante una proyección de medianoche de la última película de la serie “Batman” en la ciudad de Aurora, en la que perdieron la vida 12 espectadores y otros 58 resultaron heridos por disparos.

El incidente reavivó el debate en Estados Unidos sobre el control de armas, que volvió a desatarse nuevamente el mes pasado por el trágico tiroteo en una escuela del poblado de Newtown (Connecticut, noreste) que dejó 26 muertos, entre ellos 20 niños.

AFP