Venezuela, un país que sobrevive sin Presidente

Aunque “respetada” por la Organización de Estados Americanos (OEA), la decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Venezuela de permitir que se posponga el juramento de Hugo Chávez como presidente -hasta que recupere su salud- sigue generando gran controversia y muchos problemas prácticos. eltiempo.com

(foto Reuters)

Uno de los más complejos es el manejo de las Fuerzas Armadas, pues la Constitución establece que su único comandante es el Presidente de la República y esa función no es transferible, ni siquiera al vicepresidente, Nicolás Maduro -ungido por el propio Chávez como su sucesor-, a menos que haya una falta absoluta del Jefe del Estado. (Lea además: Raúl Castro dice que Venezuela puede afrontar cualquier desafío)

Hasta ahora, la situación se ha mantenido estable, bajo el supuesto de que Chávez está convaleciente y de que hay que mantenerse leales a él, pero lo cierto es que la cadena del alto mando castrense carece de su eslabón más importante, en un país donde exmilitares controlan 11 gobernaciones, así como los ministerios del Interior, de Justicia y de la Alimentación.

En cuanto a las cuestiones políticas, por no estar formalmente encargado de la Presidencia, Maduro no puede tomar decisiones como nombrar ministros o embajadores, declarar el estado de excepción o conceder indultos.

Chávez “nunca ha encargado el poder; no solo ahora, sino que desde que en febrero de 1999 asumió por primera vez nunca lo ha encargado”, recordó el constitucionalista Manuel Rachadell, de la Universidad Central.

El artículo 239 de la Constitución reseña que las faltas temporales del presidente “son suplidas” por el vicepresidente, con lo cual queda facultado formalmente para dirigir el Ejecutivo, pero en el caso de Chávez no se ha declarado ninguna ausencia.

Donde Maduro sí tiene algo de juego es en el campo económico, pues a finales del año pasado se aprobó un decreto mediante el cual el presidente Chávez le transfirió la potestad de administrar los recursos del Estado, solicitar créditos y decretar nacionalizaciones o expropiaciones, previa aprobación de la Asamblea, controlada por el chavismo. (Lea además: Estados Unidos busca nueva relación con chavismo)

Sin embargo, siguen pendientes grandes decisiones, como la devaluación del bolívar, un asunto que los expertos -desde Goldman Sachs hasta Barclays- consideran necesario para evitar una recesión. Al parecer, Maduro no tocará el tema hasta que se defina la suerte de Chávez, pues su popularidad no le alcanzaría para lidiar con el descontento de los ciudadanos por una eventual reducción de su poder adquisitivo.

Una de las críticas más fuertes a la decisión del TSJ provino de Ricardo Combellas, expresidente de la comisión designada por la Asamblea Nacional Constituyente para diseñar precisamente el capítulo correspondiente al Poder Ejecutivo Nacional de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La opinión del experto, que el sábado publicó en el diario ‘El Universal’ un texto titulado ‘¿Aquí no ha pasado nada?’, es que la tesis esgrimida por el oficialismo (según la cual hay una prórroga tácita del periodo de un presidente reelegido), “no tiene asidero constitucional, se trata de una burda ficción jurídica cuyas motivaciones no pueden ser otras que de naturaleza política”. Para él, es “evidente y así debe declararse por la Asamblea Nacional” que hay una falta temporal del Presidente, que debería ser suplida por el presidente del Legislativo, Diosdado Cabello, o por el vicepresidente Maduro. En su concepto, ambas opciones son válidas desde el punto de vista constitucional.

Pero los académicos no son los únicos incómodos con la fórmula que encontró el TSJ para que Maduro y todo el gabinete ministerial siguiera en sus funciones, pese a que Chávez los nombró durante su mandato presidencial 2007-2013, que terminó el jueves.

La sentencia ya motivó las primeras protestas universitarias, que el viernes fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad. Y el sábado hubo 15 asambleas “por la verdad y la defensa de la Constitución” que organizadas por el partido Voluntad Popular (VP), integrante de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

‘Chávez no está en coma’

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se recupera en Cuba y no está en coma, ni la familia discute la desconexión de los equipos que supuestamente le alargan la vida, dijo el hermano mayor del mandatario, Adán Chávez, gobernador del estado de Barinas.

“Son totalmente falsas las informaciones que han circulado por las redes sociales y otras vías, donde señalan que el presidente se encuentra en un estado de coma y que la familia estaba discutiendo la supuesta desconexión de los equipos que le alargaban la vida”, aseguró Chávez.

“El Jefe de Estado continúa asimilando de buena manera el tratamiento y cada día avanza en su recuperación”, agregó el mayor de los hermanos del presidente, quien regresó el viernes de La Habana.

El mandatario regional aseguró que esas versiones “forman parte de la guerra sucia de esta oposición necrofílica que existe en el país”.

Con información de agencias
Y corresponsal de EL TIEMPO en Venezuela