Los “rustiqueros” siguen haciendo de las suyas en Canaima

En 2011 estos destrozos motivaron medidas especiales, y dos años después siguen los problemas con los usuarios de vehículos 4×4. Fotos William Urdaneta/Archivo

Otra temporada turística transcurrió en el Parque Nacional Canaima dejando a su paso destrozos y suciedad. A diferencia de otros años, la llegada de visitantes se extendió hasta después del 7 de enero, fecha en la que muchos de los funcionarios que participan en el operativo de inicios de año se han retirado, publica Correo del Caroní.

Natalie García

Parte de los problemas de este 2013 fue el uso inadecuado de vehículos rústicos en áreas de vulnerabilidad ambiental cercana a morichales o humedales. Fuentes que participan en el operativo informaron que sitios como Torón, el eje Kanavayén, Karuay, La Piscina, la entrada a Manakachi, San Camilo y Agua Fría fueron impactados seriamente.

Aunque autoridades como el Instituto Nacional de Parques (Inparques) abrió sus procedimientos a quienes fueron encontrados in fraganti, la falta de

Miles de personas visitan el parque Canaima a inicios de enero

personal y vehículos impidieron una mayor supervisión.

Tampoco hubo apoyo de la Fiscalía Ambiental del Ministerio Público, que debe acatar medidas especiales dictadas para la protección del parque en 2011, luego de unos destrozos de grandes magnitudes.

Los daños aún no han sido cuantificados, pero Inparques deberá pasar un informe, y con base en él, nuevamente, deberán ser revisadas las medidas impuestas a los visitantes del parque nacional, segundo más grande de Venezuela y Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco en 1994.

Además de las lesiones ambientales hay gran preocupación por el manejo de los desechos sólidos. Sólo hasta el 6 de enero hubo camiones de la Gobernación haciendo limpieza, pero desde el lunes 7 hasta ayer aún permanecían miles de personas en el lugar generando basura, la cual desbordaba contenedores y minaba las orillas de la Troncal 10.

La Alcaldía del municipio Gran Sabana, a la que también le compete la limpieza, no participó en las labores de recolección de los residuos. Además de la acción de algunos conductores de vehículos 4×4, el tema de la basura es otro de los grandes problemas que aquejan al sector oriental del área protegida.

Menos accidentes
Pese a los problemas, no todo es negativo. El balance ofrecido de manera extraoficial hasta ahora cuantifica cuatro accidentes de tránsito, sin fallecidos. Uno de ellos fue un volcamiento en el sector hacia Torón. En otro hecho, dos indígenas chocaron de manera frontal mientras transitaban en moto.

Se cree que la disminución en el número de siniestros se debió a las retenciones de licores hechas en la entrada del parque, y a la presencia de instituciones como el 1-7-1 y Protección Civil en la zona hasta este domingo 13, a petición de Inparques.

Durante la primera semana de 2012 se habían registrado cinco fallecimientos, incluido el de un bebé que cayó con la familia al salto El Danto y cuyo rescate duró una semana.

Según el reporte de la Secretaría de Turismo y Ambiente de la Gobernación, hasta el 3 de enero habían entrado 30 mil personas. Faltaría el parte desde ese día hasta la segunda semana de este mes para completar la estadística definitiva.

Fuentes ligadas al operativo comentaron que hubo un ingreso de 6.500 vehículos. Esperan que haya más visitas en los próximos días porque en el fronterizo Brasil hay vacaciones y los cariocas suelen visitar Venezuela para disfrutar de las playas de Margarita, que les quedan más próximas que las de su país.

En cuanto a las medidas que se tomarán luego de este asueto, es necesario esperar un pronunciamiento de las autoridades. Los entes competentes son Inparques y el Ministerio del Ambiente en primera instancia, pero también tienen parte la Gobernación, la Alcaldía de Gran Sabana y el Ministerio Público, conjuntamente con otros organismos.