Una cuenta con 40 millones detrás del bloqueo de tarjetas en el Vaticano

(foto archivo)

Una cuenta abierta por el Instituto para las Obras de la Religión (IOR) en un banco alemán y por la que circularon en un año 40 millones de euros, cuya procedencia se investiga, llevó al Banco de Italia a bloquear el uso de tarjetas de crédito en el Vaticano, informa hoy el Corriere della Sera.
El diario italiano señala que el bloqueo del uso de tarjetas de crédito internacionales en el Vaticano desde el pasado 1 de enero afecta a 80 puntos dentro del pequeño estado (Museos Vaticanos, farmacias, supermercado, tiendas de recuerdos, etc.) que ven como descienden las ventas, ya que sólo se puede pagar en metálico.

Según la Unidad de Información Financiera (UIF) del Banco de Italia -asegura el diario- todos los pagos que se hacen en esos 80 puntos de ventas confluyen en una única cuenta abierta por el IOR, conocido como el Banco del Vaticano, en una oficina del Deustsche Bank alemán.

El IOR, precisa el diario, no pidió autorización al Banco de Italia para instalar los puntos ventas (los dispositivos electrónicos) y hace año y medio que un grupo de magistrados italianos, dirigidos por el fiscal adjunto Nello Rosi, informó de esa anomalía al Banco de Italia.

En septiembre de 2011, el IOR pidió esa autorización. El Banco de Italia ordenó una inspección y a fecha 11 de septiembre resultaba un saldo de casi 10 millones de euros.

La documentación controlada evidenció que por esa cuenta circuló en los últimos doce meses más de 40 millones de euros, “dinero del que no se sabe prácticamente nada”, señala el diario.

“El problema es siempre el mismo: no se conoce el titular efectivo del depósito y sobre todo quién tiene poder para operar en esa cuenta y por ello no se pueden aplicar las normas contra el blanqueo de dinero”, subraya el diario.

De momento se desconoce el tiempo que durará el bloqueo del uso de tarjetas electrónicas, que según la prensa italiana, no será corto.

Sólo se pueden utilizar las tarjetas emitidas por el IOR, que usa el personal del Vaticano.

Según dijo hace varios días el portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, se trata de un “problema técnico” y que se espera que la interrupción de los pagos con las tarjetas electrónicas sea breve.

El 30 de diciembre de 2010, Benedicto XVI aprobó una ley para luchar contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras del Vaticano, con el objetivo de entrar en la llamada “lista blanca” de Estados que respetan las normas para la lucha contra el lavado de dinero. EFE