Las 10 obras de arte más feas de la historia (Imágenes)

Como dice portal.unesco.org, un museo es un sitio de conservación, estudio y reflexión sobre el patrimonio y la cultura; son instituciones permanentes, sin fines de lucro, que están al servicio de la sociedad y de su desarrollo, en donde cualquier persona puede realizar estudios de esos materiales que pertenecen a la historia y evolución de la sociedad humana y su entorno, siendo también espacios educativos y recreativos.

Así lo reseña D10

Siempre escuchamos del Museo de Louvre o del de Arte de Nueva York, siendo éstos de los más populares en todo el mundo; y cuando alguien viene a México, le recomendamos darse una vuelta por el Museo de Antropología e Historia. Sabemos que en estos lugares siempre encontraremos obras que nos sorprenderán y dejarán maravillados.

Pero, ¿sabías de la existencia de un museo en el que pasa todo lo contrario y en donde no hay lugar para este tipo de cosas admirables? Pues sí existe, se trata justo de el Museo de Arte Malo (MOBA por sus siglas en inglés), cuya labor principal es conservar, coleccionar y mostrar a todos que también existe arte malo en cualquiera de sus modalidades.

El MOBA se localiza en la ciudad de Dedham, Massachusetts, y fue fundado en 1994, luego de que un coleccionista de nombre Scott Wilson, rescatara de la basura una pintura que rompía con todos los cánones estéticos, la cual le llamó tanto la atención, que decidió iniciar una compilación de este arte que simplemente, para él, “es feo en todas sus formas”, indica tejiendoelmundo.wordpress.com.

Scott, junto con uno de sus amigos, Jerry Reilly, fue recopilando y rescatando de la basura diversas piezas de este tipo de arte un tanto bizarro, que en un principio se exhibió en el sótano de la casa de Wilson y que poco a poco, y gracias a la compra, rescate y donación de algunas obras, tuvo que trasladarse al antiguo teatro de la ciudad de Dedham, un sitio abandonado, pero que por sus características, hace perfecta sintonía con lo mostrado.

Actualmente, unas 500 piezas conforman la exhibición permanente de este museo y según analizarte.es, recibe aproximadamente a 200 visitantes cada semana; la entrada es gratuita y sobreviven gracias a las ventas de su tienda, así como de donaciones hechas por quienes quedan encantados ante lo ahí visto.

No cualquier cosa puede ser parte de la colección del MOBA. Sus directivos han puesto reglas muy claras respecto a qué se considera arte malo. Primero, que las cosas hayan sido hechas bajo una concepción artística y que el resultado fuera fallido y que sean divertidas.

Aunque parezca increíble, el MOBA también ha sido víctima de la delincuencia. El caso más famoso es el de la pintura titulada “Eileen”, que en 1996 fue sustraída de las instalaciones del museo. El lienzo fue rescatado por Scott de la basura y se percató que estaba rasgada, lo que le daba cierto dramatismo.

Alguien decidió llevarse la obra de R. Le Angelo y los directivos del museo ofrecieron una recompensa de no más de 36 dólares para recuperarla. Diez años después, alguien se puso en contacto con ellos para pedirle 5 mil dólares por la pieza, cantidad que no estuvieron dispuestos a pagar, así que al ladrón no le quedó de otra más que regresarla al museo. Algo similar sucedió con la pintura denominada “Autorretrato con tuberías de desagüe”, por la que pagaron 10 dólares para recuperarla.

Cada una de las piezas exhibidas en el MOBA está acompañada de una nota que explican el origen de las mismas y muchas de éstas, han servido para realizar distintas investigaciones sobre el tema.

Diez de las obras que pueden ser observadas en este museo son las siguientes:

1. “Lucy en cielo con las flores” (Artista desconocido). Fue la pintura que rescató Scott Wilson del basurero y con la que inició todo este proyecto. Es un óleo que los coleccionistas consideran como una “obra maestra”.

2. “Domingo en la olla con George” (Artista desconocido). Lienzo hecho con acrílico y bajo el criterio del puntillismo. En la obra se puede observar a un hombre robusto que pareciera estar rodeado por una toalla, vestir ropa interior y sentado en un escusado. La reacción de quienes la observan es de incomodidad y se preguntan por qué no tiene pies.

3. “Mamá e hija” (Sarah Irani, 1995). Los colores y las fisonomías un tanto cadavéricas de las mujeres aquí retratadas, hacen que sea una de las pinturas más vistas de todo el museo.

4. “Jerez, el payaso” (Higgins). Este cuadro fue adquirido por Scott Wilson en un mercado de antigüedades. Este payaso ha sido objeto de estudio, ya que para los expertos en temas psicológicos, es la representación perfecta de la maldad pura bajo un disfraz relacionado con la infancia.

5. “Mana Lisa” (Artista desconocido). Sin duda, una forma muy particular de apreciar una de las obras más famosas de Leonardo Da Vinci.

6. “Dos árboles enamorados” (Julioe Seelig). Quienes han analizado este cuadro rescatan que la falta de realismo se compensa con la gran cantidad de simbolismo que puede haber en él, sólo basta esforzarse un poco para notar dicha cualidad. ¿Será?

7. “En la boca del gato” (Pangorda). Según los especialistas, el artista quiso plasmar la relación tan estrecha que algunas personas sostienen con sus felinos, a tal grado que el animal impone su voluntad ante sus dueños.

8. “Señora con pantalones grandes” (Artista desconocido). Se aprecia a una mujer que pareciera estar recostada sobre un sofá, con el torso desnudo y que de primera impresión, puede ser una mala copia de “La Maja Desnuda” de Goya.

9. “Labios hollywoodenses” (Artista desconocido). Este retrato fue adquirido en una tienda de segunda mano en la ciudad de Houston. Pareciera ser una palmera con rostro humano, algo complicado de descifrar.

10. “Madonna con sonrisa” (Artista desconocido). Scott Wilson adquirió esta figura tallada en madera en la tienda de una iglesia. Pareciera ser una escultura hecha por dos personas: el que talló y labró la figura y el que le pintó, con un plumón, un rostro que arranca una sonrisa a todo aquel que la observa.