Estudiantes de la USB “se ponen las pilas” para evitar que le expropien terrenos

Foto: Archivo

En asamblea extraordinaria uesebistas discutieron esta mañana las propuestas para impedir que el Gobierno expropie los terrenos que la Universidad Simón Bolívar asignó a Digitel, mediante un convenio firmado en 1998 entre esa empresa y Parque Tecnológico Sartenejas –PTS-, los cuales abarcan un área de 32.427 metros cuadrados.

En octubre del año pasado, una delegación de la Dirección de Protección Civil (DPC), encabezada por sus consultores jurídicos, visitó al vicerrectorado administrativo de la USB para comunicar que el gobierno nacional había firmado un convenio con el gobierno ruso para la instalación del Centro Nacional de Protección Civil en el terreno de la USB, donde Digitel construye un edificio como parte del convenio, y que debe ser entregado totalmente terminado a la USB en cinco años. No obstante, la construcción de esa edificación se encuentra paralizada y apenas se ha levantado 30%.

La asamblea de los estudiantes estaba prevista desarrollarse este miércoles en el anfiteatro de Sartenejas, sin embargo, el presidente de la Federación de Centros de Estudiantes, Daniel Álvarez, en su intervención propuso efectuarla en los terrenos amenazados, ubicados en la Tecnópolis de la USB, adyacentes a su campus, por lo que estudiantes y profesores caminaron hasta el lugar.

Con pancartas y consignas los uesebistas protestaron pacíficamente contra lo que el vicerrector administrativo, William Colmenares, considera un “atropello contra la universidad que no quiere ser despojada de lo que la sustenta y de sus posibilidades de crecer”.

Por su parte, el rector de la USB, Enrique Planchart, manifestó su preocupación por estos espacios que son fundamentales para la expansión, crecimiento y desarrollo de la universidad.

Destacó que no existe impedimento para que la Dirección de Protección Civil trabaje en conjunto con la USB, por lo que informó que fueron ofrecidos otros terrenos que no interfieren con el contrato de Digitel y enfatizó en que la empresa “debe entregar el edificio terminado en 5 años”.

De llevarse a cabo la medida de desafectación (expropiación) del terreno, el rector asegura que “sería un ataque más a nuestra institución y nosotros no podemos permitir eso. En este país nunca se le ha dado prioridad a la educación por eso hay que seguir defendiendo a la universidad. Somos la universidad del futuro y queremos seguir siéndolo”.

Como parte de las acciones los uesebistas acordaron crear una comisión permanente de negociaciones con la empresa Digitel para que finalice el contrato y respete las cláusulas del mismo. Asimismo, decidieron dejar pancartas con consignas como “La USB se respeta” como señal de rechazo a la medida que quieren aplicar, así como otras acciones que anunciarán oportunamente.

Prensa Comstat Rowland