Smolansky: el mejor operador político que tiene el gobierno es el TSJ

Foto: Prensa Voluntad Popular

Una nueva Asamblea por la Verdad se realizó ayer en la Plaza Bolívar de El Hatillo con el objetivo de discutir el atropello que recibió la Constitución por parte del Tribunal Supremo de Justicia luego de avalar la tesis de la “continuidad administrativa” y la injerencia de los hermanos Castro en Venezuela.

En esta actividad que contó con la presencia de David Smolansky, dirigente de Voluntad Popular, y Juan Raffalli, abogado constitucionalista, los vecinos de este municipio exigieron una fe de vida del presidente Chávez, quien desde el pasado 9 de diciembre no se le ha vuelto a ver en público, y condenaron la decisión de la máxima institución de justicia en Venezuela.

Para Smolansky “la sentencia del TSJ resolvió un problema interno del PSUV. Nos dijeron que el presidente Chávez podía estar ausente del país por tiempo indefinido por lo que quedó demostrado que el mejor operador político que tiene el gobierno es el TSJ con Luisa Estella Morales a la cabeza con semejantes atropellos”.

El dirigente de la tolda naranja también condenó la falta de información veraz sobre el estado de salud del primer mandatario y recordó que en casos como Colombia, Argentina, Basil y Paraguay sus respectivos jefes de Estado “han sido lo suficientemente responsables en informar con precisión sobre la enfermedad que padecen avalado por una junta médica”. Además, hizo un llamado a la comunidad internacional a actuar de manera inmediata sobre lo que está establecido en la Carta Democrática de la OEA, así como también a los estatutos del Mercosur y otros acuerdos suscritos por Venezuela.

Smolansky también condenó la injerencia de los hermanos Castro sobre Venezuela y resaltó que “se trata de un país (Cuba) que viola los derechos humanos asesinado a sus ciudadanos, a través de paredones de la muerte, por no pensar como el régimen lo impone”.

¿Quién gobierna? 

Para el abogado Juan Raffalli existe una diferencia “abismal” entre estar ausente del cargo y estar ausente del país. Explicó que el Presidente puede estar fuera de Venezuela y seguir ejerciendo sus funciones, como cuando cumple con compromisos en el exterior del país; pero estar ausente del cargo significa no poder ocuparse de las obligaciones que le exige la Constitución.

Explicó que el artículo 236 señala que el jefe de Estado debe dirigir a la Fuerza Armada Nacional en su carácter de comandante en jefe, administrar la Hacienda Pública Nacional y dirigir la acción de gobierno, entre otras obligaciones. Por lo tanto, Raffalli se preguntó si el jefe de Estado en su condición actual puede atender todas estas responsabilidades “si según los comunicados del gobierno el Presidente está delicado de salud”. A juicio del abogado, el PSUV no ha querido asumir esta situación “por divisiones internas en el gobierno”.

Próximas acciones

Smolansky se comprometió a seguir realizando este tipo de asambleas en el municipio El Hatillo como forma de protesta pacífica porque la idea es que la sociedad civil trabaje en conjunto con los partidos políticos. El dirigente condenó que el gobierno criminalice la protesta pacífica “cuando lo que queremos es discutir en las plazas la grave situación que atraviesa Venezuela”.

Prensa Voluntad Popular