Sexo y alcohol

Archivo

Que el alcohol es un estimulante sexual es una creencia bastante generalizada. Lo que pasa es que puede tener el efecto de desinhibir a los que son medio tímidos, tranquilizar a los que sienten ansiedad y darles sensación de seguridad a los temerosos.

Lagaceta.com

Pero las investigaciones demuestran que se trata en realidad de una creencia errónea. Tanto en varones como en mujeres, el efecto del alcohol es más bien opuesto, ya que dificulta o bloquea la puesta en marcha de múltiples respuestas corporales, como la erección del pene, la lubricación vaginal o la intensidad del orgasmo. “El alcohol provoca el deseo pero frustra la ejecución”, decía William Shakespeare.

Por otra parte, el alcohol es un depresor del sistema nervioso, esto quiere decir que “deprime” -disminuye- sus funciones. Y bajo sus efectos, sobre todo cuando se bebe en grandes cantidades, las personas empiezan a funcionar con lo más primitivo del cerebro, con aquellas viejas estructuras cerebrales, esas que nos emparentan con el “eslabón perdido”.

Este cerebro primitivo es en parte el sostén biológico de emociones e impulsos -incluidos los sexuales- que hemos aprendido a controlar y limitar en función de una convivencia más “civilizada”. Con las censuras relajadas por los efectos del alcohol, sin esos frenos ¿qué hace una persona? Como bien sabemos: muchas cosas que no haría estando sobria.

Adolescentes tienen su “primera vez” sin haberlo decidido realmente ni acordarlo, sin precauciones. Y aunque no se trate del debut, muchos terminan en la cama con alguien para arrepentirse después. O se exponen a situaciones peligrosas con desconocidos.

Heterosexuales tienen relaciones sexuales homosexuales (o al revés). También es frecuente en el que está alcoholizado, la dificultad para registrar el “no” del otro: puede terminar forzándolo, sin ser conciente de ello, a tener sexo.

Hay muchos otros ejemplos de situaciones indeseadas relativas con lo sexual y asociadas al abuso de alcohol. A veces la cosa queda en anécdota divertida, que no pasó a mayores ni tuvo grandes consecuencias. Pero en otros casos, el asunto se complica.

Medio lleno/medio vacío

La metáfora del vaso medio lleno o medio vacío que alude a la actitud según la cual nos disponemos a ver la realidad de modo positivo o negativo, resulta válida para el tema del alcohol en relación con el sexo. En efecto, el alcohol, que en ciertas circunstancias puede parecerse a un celestino del erotismo, no solo resulta adverso en ese plano sino que puede llegar a causar verdaderos estragos.

Tomado en exceso, es agente de promiscuidad, de abuso sexual, de violencia familiar, de delincuencia y muy específicamente, de adicciones. Y cuando estamos frente a la adicción no hay posibilidad, no solo de una sexualidad gratificante, sino de vínculos verdaderamente sanos.

Disfrutar

En una palabra, se trata de un arma de doble filo. Por supuesto que es legítimo y muy agradable poder compartir una bebida “espirituosa” en pareja o con amigos.

Pero sería bueno no recurrir a ella como un auxilio, en busca de sus efectos. Si así lo hiciéramos -lo que puede volverse un hábito además de un boomerang- estaríamos pretendiendo arreglar desde afuera dificultades que tienen que ver con lo interno. Y en el mapa de la salud el camino es siempre inverso, es de adentro hacia afuera.

Al mismo tiempo, nos estaríamos perdiendo la oportunidad de disfrutar plenamente, con nuestros sentidos bien despiertos y despejados, a toda conciencia y sensibilidad, la ansiada intimidad con el otro; es decir, la plenitud del encuentro sexual.